Archivada la causa por la paliza a uno de los policías del robo a Matutes

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Prueba recogida por la Policía en el lugar de la agresión

“Ante la falta de autor conocido contra el cual dirigir la misma” y ante los “irregulares reconocimientos fotográficos” que sustentaban la acusación contra los hasta ahora imputados, la juez del juzgado número 1 de Eivissa ha decretado el archivo de la causa abierta tras la agresión sufrida por uno de los dos policías implicados en el robo en empresas Matutes.
La agresión se produjo el 18 de noviembre de 2013, cuando dos hombres, uno encapuchado y el otro a cara descubierta, entraron en la finca de José Joaquín Fernández. Lo amenazaron, lo agredieron, tanto a él como a su esposa, e intentaron sonsacarle dónde se encontraba el resto del dinero que se suponía que faltaba por recuperar del robo en la sede de Empresas Matutes, perpetrado en la noche del 25 al 26 de octubre.
En el auto de archivo de esta causa separada del asunto, firmado el pasado 19 de agosto, la magistrada destaca que la detención de los dos hombres que hasta ahora estaban imputados por la agresión “vino motivada única y exclusivamente en atención a unos reconocimientos fotográficos llevados a cabo por los denunciantes, reconocimientos estos no sólo calificables como absolutamente irregulares y carentes de valor alguno, sino que además, respecto a la forma en que se habían llevado a cabo y cuerpo policial ante el cual se había efectuado, existían profundas divergencias entre lo declarado por los propios denunciantes en sede judicial”. Y añade que el relato de José Joaquín Fernández es “absolutamente dispar” al de su esposa. Respecto a las identificaciones de los sospechosos, fue la propia víctima quien, tras asegurar a la Policía que no reconocía a los hombres que le mostraban en las reseñas, realizó una búsqueda por internet entre personas relacionadas con discotecas y gimnasios, imprimió la foto de uno de los que ya había visto en las fotografías policiales y la entregó a la Guardia Civil. El segundo sospechoso, el portero rumano, fue identificado por sus ojos, ya que uno de los dos agresores iba encapuchado.
A pesar de la contundencia con la que la magistrada rechaza estas pruebas y destaca las incongruencias de las declaraciones de las víctimas, la imputación contra los dos hombres, un empresario de Sant Antoni y un portero rumano que había trabajado para el primero, ambos con antecedentes policiales, se ha mantenido durante más de un año y medio. El archivo y sobreseimiento provisional de la causa se produce, por otra parte, sólo dos semanas después de que el segundo de los dos sospechosos de la agresión haya sido arrestado por tráfico de drogas en el transcurso de la Operación Meigas del EDOA de la Guardia Civil.
Además del irregular reconocimiento fotográfico, en el escrito se señala que las comunicaciones telefónicas de los dos sospechosos fueron interceptadas y, aunque ello no es prueba de descargo, no dieron resultado alguno. “Asimismo, analizados una serie de vestigios hallados en el lugar de los hechos”, y comparados con el perfil genético de los dos sospechosos, “no se han derivado resultados concluyentes que les sitúen en la escena del delito”.
En el mismo auto se deniega, por otra parte, una prueba solicitada por la representación de la víctima de la agresión, que solicitaba que Abel Matutes fuera citado a declarar, una diligencia que la jueza considera “impertinente” y , explica en el citado auto, “no se ha puesto de relieve durante la investigación ningún hecho, dato o circunstancia de la cual pueda inferirse que el señor Matutes tenga relación alguna con los concretos hechos investigados en este procedimiento”. Lo cierto es que la víctima de la agresión sí declaró que los asaltantes le dijeron que estaban allí de parte de Matutes, punto que consta en un informe de Asuntos Internos, en el que se indica que “resulta significativo el hecho de que los asaltantes refieran que son enviados por Abel Matutes para recuperar el dinero sustraído”.

Publicado en Diario de Ibiza

http://www.diariodeibiza.es/pitiuses-balears/2015/09/02/archivada-causa-paliza-policias-acusados/790771.html

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En 2014 se publicó 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', un libro dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín. Y en 2016 se edita el libro 'Sa Penya blues. El crimen del minusválido', en el que el asesinato de un paralítico sirve de pretexto para adentrarse en el submundo de las drogas en el barrio de sa Penya.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s