Una instrucción en punto muerto (del caso del robo a Matutes)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Paquete de tabaco hallado en el lugar en el que se produjo la agresión

Ha pasado más de un año y la defensa de uno de los dos imputados por la agresión sufrida por José Joaquín Fernández (imputado por el robo en Empresas Matutes) considera que ya es tiempo más que suficiente para que la investigación hubiera avanzado y, al no haberse conseguido nuevas pruebas contra su defendido, ha solicitado a la juez el sobreseimiento y archivo de las actuaciones abiertas contra él.
“Llegados a este momento procesal”, señala la defensa en un escrito del 9 de enero ya en manos del juzgado, “y ante acusaciones mendaces e infundadas como la que nos ocupa, entiende esta defensa que es deber de la juez instructora actuar como filtro y poner fin a las mismas de una vez por todas, evitando así que se continúe con el linchamiento de mi patrocinado, el cual se está viendo en una situación estigmatizadora de un proceso penal por unos hechos muy graves que jamás debería haberse incoado”.
Los hechos son la agresión sufrida, el 18 de noviembre de 2013, por José Joaquín Fernández y su esposa, atacados en su casa, en Sant Llorenç, por dos sicarios que pretendían obtener de Fernández el dinero que faltaba del robo perpetrado en el Grupo Matutes tres semanas antes. Y en el texto del escrito de la defensa se destaca que la única prueba que existe, tanto contra su defendido, un empresario de Sant Antoni, como contra el segundo acusado de la agresión, un ciudadano rumano que hace labores de portero de discoteca, es una identificación fotográfica llevada a cabo por la víctima pero que la propia juez ya ha calificado de “altamente irregular”. El empresario de Sant Antoni fue identificado por José Joaquín Fernández a través de una búsqueda que el propio interesado realizó a través de la redes sociales y después de que la Policía mostrara a él y a su esposa una serie de fotografías de hombres relacionados con locales nocturnos y con la seguridad de los mismos. Tras imprimir una fotografía del empresario, José Joaquín acudió a entregarla a la Guardia Civil, donde también le mostraron a otros individuos pero reconoció siempre al empresario de Sant Antoni. “Nos encontramos ante una falsa imputación, de la cual desconocemos los motivos que han llevado a los denunciantes a realizarla”, afirma la defesna, que califica de “peculiar, inaudita, extraña y atípica” la identificación efectuada por José Joaquín y su esposa ante los agentes investigadores. Se refiere el abogado tanto a la forma en la que las víctimas facilitaron la foto del primer sospechoso, que no queda aclarada en las imprecisas declaraciones de ambos ante la juez, como al hecho de que José Joaquín y su esposa realizaron las identificaciones juntos, en lugar de hacerlo por separado.
Con el segundo sospechoso, las pruebas aún son más endebles, ya que el reconocimiento no se hizo de su rostro al completo sino únicamente de sus ojos y cejas, puesto que uno de los dos agresores iba encapuchado. Sin embargo, lo cierto es que la juez, ha mantenido la imputación de los dos sospechosos hasta ahora, aunque en su día no ordenó el ingreso en prisión por considerar ya irregular la identificación.
En el escrito del abogado que representa al empresario de Sant Antoni, se señala asimismo que la Policía “sin autorización y resolución judicial alguna e ilegítimamente realizó clandestinamente una prueba de ADN” a su defendido. El acusado accedió voluntariamente y, sin embargo, el abogado considera que en este caso, con la injerencia en el derecho a la intimidad que implica, tal prueba no era proporcional al delito investigado y que, en cualquier caso, debería haberse solicitado al juzgado. “Resulta nula de pleno derecho”, se añade en el escrito en el que se solicita el archivo y sobreseimiento de las actuaciones.
Esta, además, no es la única petición de las partes que debe resolver la juez instructora, la titular del juzgado de instrucción número 1, ya que la representación de la víctima ha interesado también recientemente que se tome declaración a Abel Matutes. La víctima de la agresión asegura que los dos matones que acudieron a su domicilio a lincharlo le dijeron haber sido enviados por Matutes.

Publicado en Diario de Ibiza

http://www.diariodeibiza.es/pitiuses-balears/2015/04/18/piden-archivo-causa-agresion-acusados/762223.html

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio marino. Éste es un trabajo que realizo, principalmente, con la colaboración del fotógrafo Joan Costa, con quien, en abril de 2017, he publicado el libro '101 flores de Ibiza y Formentera'. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s