Gas sarín en Tokio

800px-WMD_symbols_horizontal.svg

Aunque es más habitual que se presenten sólo en negro y amarillo, estos son los símbolos internacionales de residuos o armas nucleares, biológicas y químicas, respectivamente

No sólo fue el ataque más grave registrado en Japón más allá de la II Guerra Mundial. El atentado con gas sarín que el metro de Tokio sufrió hace ahora veinte años representó también un golpe a la conciencia de una sociedad que, de pronto, se dio cuenta de que un simple grupo de tarados apocalípticos podía acceder a un arma de destrucción masiva y causar una masacre. A decir verdad, fue la impericia de los asesinos al manejar un arma química como el sarín lo que probablemente impidiera que el número de víctimas fuera mucho mayor. Murieron trece personas, cincuenta resultaron heridas y casi un millar padeció problemas temporales de visión. Sin embargo, teniendo en cuenta la elevada toxicidad y volatilidad del gas sarín, un agente nervioso que puede absorberse tanto inhalado como a través de la piel, el casi un litro de producto que usaron los terroristas podría haber dado para muchos muertos más. El gas sarín, líquido en estado puro, es, para hacerse una idea, 500 veces más tóxico que el cianuro. Dos años antes del atentado del metro, la Convención sobre Armas Químicas declaró ilegal su producción y almacenamiento.
El primer ataque, en realidad, se produjo en 1994, el 27 de junio, en Matsumoto. Cinco miembros de la secta Aum Shirinkyo, o Verdad Suprema, liberaron una nube de gas sarín cerca de las casas de varios jueces que intervenían en un pleito contra la secta. Fue el precedente de los ataques del metro. Alrededor de 500 personas resultaron intoxicadas en este primer ataque y ocho de ellas murieron. Finalmente, el 20 de marzo de 1995, componentes de la secta echaron gas sarín en varias líneas de metro, en cinco atentados coordinados. Trece muertos. Es decir, sumando los dos casos, el número de víctimas mortales se eleva a 21. También se atribuye a la secta el asesinato, en 1989, del abogado Sakamoto (que trabajaba en una demanda colectiva contra Aum Shirinkyo), su esposa y su hijo.
Cuando se cumplen veinte años de los atentados, la secta apocalíptica Aum Shinrikyo ya no existe como tal y subsiste, en los suburbios de Tokio, un pequeño grupúsculo que pasó a llamarse El Aleph. Su líder, Shoko Asahara, autoproclamado Cristo, está condenado a muerte por los atentados, pero la fecha de la ejecución se ha pospuesto en varias ocasiones. En el año 2012, la detención de miembros fugitivos de la secta consiguió detener de nuevo la muerte de Asahara.
Y, como curiosidad final sobre el compuesto organofosforado que protagonizó los atentados, el nombre de gas sarín proviene de una especie de acróstico formado con las iniciales de Schrader, Ambros y Rüdiger y la ‘in’ de Van der Linde. Son los cuatro descubridores de este agente químico, creado en 1939 como pesticida y que también se ha usado en los ataques en Siria en 2013 y posiblemente en la guerra entre Irán e Iraq.

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio marino. Éste es un trabajo que realizo a menudo con la colaboración del fotógrafo Joan Costa, con quien, en abril de 2017, he publicado el libro '101 flores de Ibiza y Formentera'. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s