Hitler y la cocina venenosa

CAM04146Las SA de Hitler tenían como misión aterrorizar y asesinar tanto a oponentes políticos como periodísticos. Y hacían muy bien su trabajo. Hubo periódicos antihitlerianos y periodistas que acabaron muertos, lo que implica que Hitler tuvo oposición y que, además, solía considerarla una amenaza. Sin embargo, a veces, cuando lees libros y reportajes sobre el ascenso del partido nazi en la Alemania de los años 20, antes del triunfo, tiendes a pensar que no había nadie en el país capaz de desenmascarar al peligroso embustero iluminado que ya se revelaba en Adolf Hitler, que no había periodistas, que no había ningún periódico que se atreviera a oponerse, ni tan siquiera al principio, a los nazis. Como si toda Alemania en masa estuviera subyugada a su embrujo. No es así. Leyendo el libro ‘Explicar a Hitler’ de Ron Rosenbaum, he descubierto que hubo un puñado de periodistas que, desde el Munich Post y ya desde el principio, se convirtió en un auténtico dolor de cabeza para Hitler y los suyos, tanto que los nazis lo bautizaron como la cocina venenosa.

A contracorriente, estos periodistas vieron lo que los ciudadanos no querían ver. Fueron los primeros que contaron a los alemanes que los nazis eran criminales amparados detrás de un partido político. Ellos, jugándose la vida, por supuesto, intentaron advertir al mundo, y, al parecer, el mundo no les escuchó. En el libro, Ron Rosenbaum califica la historia de Munich Post como “uno de los grandes dramas no registrados de la historia del periodismo”. Una lástima. Lo cierto es que apenas encuentras información alguna sobre el periódico más allá de la referencia de Rosenbaum.

La cocina venenosa. Sólo por el hecho de que los nazis lo llamaran así, el Munich Post y sus periodistas deberían haber sido ya un interesante objeto de estudio. Deberían haber despertado al menos la curiosidad de muchos de los centenares de historiadores e investigadores que han analizado a Hitler desde aspectos incluso imposibles. Pero no, apenas hay nada de esos periodistas que vieron al monstruo antes de enseñar todas sus armas y que “fueron los primeros que lo ridiculizaron, los primeros que lo investigaron, los primeros que denunciaron los aspectos turbios de su partido, la conducta criminal y asesina enmascarada por sus pretensiones de considerarse un movimiento político”. Durante doce años, se las ingeniaron para publicar un secreto nazi tras otro, correspondencia interna, mensajes, escándalos financieros, asesinatos políticos, incluso los derroches de Hitler en hoteles de lujo. Hasta entrevieron los planes de una Solución Final judía e informaron de sus sospechas, y ello un año antes de que Hitler llegara al poder… Pero los alemanes no conocen a estos héroes, tal vez porque resulta menos perturbador, más cómodo, pensar que nadie pudo preverlo, que nadie alcanzó a ver las orejas de la bestia antes de que las levantara. Siempre resulta más tranquilizador poder decir ‘nadie me había advertido’ que reconocer que no lo escuchaste. Y siempre hay alguien que nos advierte. Sólo hay que saber escuchar, para evitar que ciertas historias se repitan.

Hombres como Martin Gruber, Erhard Auer, Edmund Goldschagg y Julius Zerfass fueron reporteros del Munich Post. En 1934, el periódico fue atacado y arrasado y no volvió a publicarse.

 

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio marino. Éste es un trabajo que realizo, principalmente, con la colaboración del fotógrafo Joan Costa, con quien, en abril de 2017, he publicado el libro '101 flores de Ibiza y Formentera'. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en opinión y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s