Guerra de guerrillas

DSC_0065Tengo un amigo que como es muy ángel del infierno, muy vacilón y muy valiente y todas esas cosas que conllevan ser un gallo enfundado en cuero, quiere ver correr la sangre, opta por una revolución y hasta, si hace falta, por una nueva guerra en este mundo caótico y, más concretamente, en esta España de políticos corruptos que se merecen que los saquen a patadas. Desde luego, tengo amigos a los que les encanta sacar las armas a la más mínima ocasión. Lo sé.

A mí me da miedo, no quiero ver una revolución ni quiero vivir una guerra. Soy más bien una violenta de salón, de guerra de almohadas, agresiva, sí, pero demasiado selectiva en su ferocidad como para sentirse cómoda rodeada de cadáveres. Quiero una revolución sin coches quemados, sin muertos, sin sangre aguada recorriendo las aceras hasta las alcantarillas.

Y porque me da miedo que casos como el de Gamonal sean realmente revueltas contagiosas que acaben en revoluciones, llamas que prendan en campos de agosto, os propongo algo menos  violento, aunque sólo sea para calentar un poco. Hagamos la revolución en una guerra de guerrillas. Empecemos por el principio. No se puede pasar de criticar en los bares y en el facebook a salir armados a las calles. Hay pasos intermedios que quizás podríamos probar.

Y hablo, básicamente, de denunciar las cosas donde toca denunciarlas y con los medios que aún tenemos disponibles para ello. O sea, y por poner un ejemplo básico, ¿sabíais que los ayuntamientos y la mayoría de instituciones tienen correos y formas de contactar con ellos para que puedas denunciar desde coches abandonados en algún campo hasta incumplimientos de ordenanzas o infracciones urbanísticas? O preguntarles por qué diablos se gastan nuestro dinero en soplagaiteces. Y os aseguro que hasta contestan.

Todas las instituciones y organismos (igual que la Policía, pero eso es algo de lo que hablaré en otra ocasión) tienen formas de denunciar y recoger información a través de correos electrónicos. Usadlos. Enviad vuestras denuncias, vuestras quejas, enlazadles noticias o artículos donde se hable de ellos y pedidles explicaciones. Muchos periodistas pasamos buena parte de nuestro tiempo escribiendo artículos de opinión, noticias y reportajes sobre la corrupción o sobre distintos desmanes de las administraciones. Usadlos.

¿Y las cartas al director a los periódicos? No os podéis ni imaginar lo que joroban a los políticos esas cartitas. Hay algunos temas que de verdad no entiendo que no hayan provocado un alud de cartas. Evitad el silencio que permite a los políticos decir que aquí no pasa nada, que a nadie le importa. Estoy de acuerdo con mi amigo en que la situación merece ya una respuesta, pero no paséis de las herramientas a las armas sin haber usado las primeras.

Y sí, vale, quizás esta guerra de guerrillas no os parezca gran cosa, pero es mucho más de lo que hacéis la mayoría cuando os quejáis en facebook o en twitter, ¿o no?

Y claro que escribir cartas al director, enlazar artículos de periodistas a los partidos o ayuntamientos, quejarse a quien toca y denunciar donde toca hacerlo no sólo es más trabajo que escribir chorradas en facebook sino que también implica, en ocasiones, dar la cara. Y muchos pensáis que el trabajo sucio debemos hacerlo, por vosotros, los que tenemos trabajos como el mío. Pues yo me estoy cansando de que tantos se escondan detrás de mí. Ya no caben más. Id saliendo. O trabajamos todos o me paso a la literatura romántica.

¿Si no sois valientes para tan poco, de verdad pensáis que soportariais una revolución? La guerra de guerrillas no es fácil, pero tampoco es complicada, y si no tenéis cojones para ella no quiero veros empuñando armas. Supone trabajo, vale, pues ya es hora de trabajar.

Y, oye, pues si no funciona, ya os pondré en contacto con mi amigo ansioso de sangre y que sea lo que Dios quiera.

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio marino. Éste es un trabajo que realizo, principalmente, con la colaboración del fotógrafo Joan Costa, con quien, en abril de 2017, he publicado el libro '101 flores de Ibiza y Formentera'. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en opinión y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s