La Lanza del Destino (‘El arma del crimen’)

angel lanzaMetida de lleno en un trabajo sobre armas me he dejado fascinar por la Historia, por las leyendas y, por decirlo metafóricamente, por la búsqueda del Santo Grial. No he podido evitar las referencias a las armas con nombre propio, aquellas que, existieran o no, son referencias culturales de primer orden. La espada de Marte (la de Atila), la Tizona, Excalibur, la Joyeuse de Carlomagno y hasta el martillo Mjolnir son algunas de ellas, sin  que necesariamente hayan sido ni reales ni usadas para el crimen aunque el objeto principal del trabajo sea ese.

Una de esas armas en las que he decidido profundizar un poco, por aquello de la búsqueda del Santo Grial, es la Lanza Sagrada, Lanza de Longino, de Longinos, del Destino o Lanza de Cristo. La lanza con la que el soldado romano (llamado Longino según textos anteriores a la Biblia) hirió el costado de Jesucristo para comprobar si había muerto. Y con ello cumplió la profecía que cambió el destino de la humanidad; los huesos de Cristo no debían ser rotos. ¿Sabes que dicen que Hitler creyó en su magia, la robó para que fuera la varita mágica de su destino místico y que la perdió el mismo día que se pegó un tiro?

Unas cuantas reliquias han sido identificadas como la Lanza Sagrada, comenzando por la que se encuentra en el Vaticano, guardada bajo el domo de la basílica de San Pedro. Hay otra lanza en Etschmiadzin, Armenia, descubierta durante la Primera Cruzada. También hay una punta de lanza de metal en el museo de Hofburgo, en Austria, que se asegura que es parte de la lanza original y que ha sido, en realidad, la que más relevancia ha cobrado en la Historia. Dicen que la denominada lanza de los Habsburgo fue llevada por Carlomagno en campañas en las que salió victorioso. Y dicen que murió cuando la dejó caer.

También la tuvo Federico Barbarroja, de la dinastía de Suabia, que conquistó Italia y obligó al Papa a exiliarse. Barbarroja murió tras dejar caer la lanza mientras vadeaba un arroyo en Sicilia. Esta lanza, vemos así, tiene también una maldición, y es que la persona que la posee muere cuando la pierde, se desprende ella o le es arrebatada.

El supersticioso Adolf Hitler siempre sintió fascinación por la lanza del Destino. Creía que la mágica y poderosa reliquia era el símbolo, la clave, del destino místico que estaba llamado a cumplir. Y, cuando tuvo ocasión, se la llevó a Nüremberg tras robar, en Viena, este tesoro y otros objetos de arte de la colección de los Habsburgo, una dinastía que el dictador consideraba traidora a la raza germánica. Tras los bombardeos aliados sobre Nüremberg, Hitler ordenó que el tesoro de los Habsburgo fuera escondido en una cámara especialmente construida para ello. Pero medio año después, el Ejército norteamericano entró en la ciudad y alzó su bandera sobre las ruinas. Una compañía encontró la cámara del tesoro y un teniente tomó posesión de la lanza, expuesta sobre un manto de terciopelo rojo. Era el 30 de abril de 1945. La maldición se cumplió; en un búnker de Berlín, Hitler se pegaba un tiro esa misma tarde.

El puente Sant’Angelo de Roma está decorado con diez hermosos ángeles de mármol, diseñados por Bernini, que sostienen los instrumentos de la Pasión de Cristo. En la base del ángel de la lanza, obra de Domenico Guides, figura la inscripción Vulnerasti cor meum.

(Texto de ‘El arma del crimen’, en preparación)

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En 2014 se publicó 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', un libro dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín. Y en 2016 se edita el libro 'Sa Penya blues. El crimen del minusválido', en el que el asesinato de un paralítico sirve de pretexto para adentrarse en el submundo de las drogas en el barrio de sa Penya.
Esta entrada fue publicada en Libros y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s