Impuestos revolucionarios (o casi)

DSC03724El dueño del barecico de Vila donde he desayunado esta mañana no estaba de muy buen humor. Acababa de aportar más de 3.000 euros al erario público en calidad de impuestos y parecía que no lo llevaba muy bien. No me extraña. Me han dado ganas de darle dos palmaditas en la espalda mientras le susurraba al oído lo que debía poner en el café, para que pareciera un accidente, a los concejales que a diario frecuentan su local…

Sugerencias de criminóloga aparte, no es de extrañar que los ciudadanos cada día paguen con menos estoicismo y menos generosidad los impuestos. Y no sólo por el hecho de que meten unos clavos del demonio y totalmente inexplicables, sino también, y sobre todo, porque no vemos que ese dinero se reinvierta en nuestro beneficio en la medida en la que, a juzgar por lo que aportamos, resultaría razonable. Y esto es así. Llámalo demagogia o lo que quieras, pero es lo que hay. ¿De verdad crees que las necesidades de las instituciones justifican que nos vuelvan a subir impuestos, que nos hayan subido 5 veces el IRPF en menos de dos años, por ejemplo? ¿O que paguemos en basura lo que permitiría pensar que somos ejemplo de limpieza en el mundo entero?

¿Que no hay dinero en las instituciones? Por supuesto que hay dinero, no os dejéis engañar, porque dinero entra y mucho, lo que no hay es una buena relación de prioridades … Ni vergüenza, claro. Y para ser exactos, sí hay prioridades, claro que las hay, pero entre ellas no está el bienestar de los ciudadanos y sí está el pago de favores, la contratación de amigos, la financiación de medios para que loen sus proyectos y la subvención de libros y cds que se amontonen por algún despacho. Y así desaparece el dinero, y luego dicen que no hay dinero para la necrópolis, o que no hay dinero para las asociaciones de tipo social. No hay dinero para arreglar barrios y a la asociación Deixalles, que realiza una labor de reinserción laboral que deberían hacer las instituciones, se le da 9.000 euros mientras nos gastamos 14.000 en un concierto y pagamos otro tanto a un poeta para que nos deleite con sus desvaríos. Aquí se puede morir de hambre, pero que no sea sin poesía, por favor.

¿No hay dinero en el Ayuntamiento de Eivissa? ¿Hay que recortar? Bien, y ¿por qué mantenemos entonces cargos de 45.000 al año y de los que aún llevo dos años esperando que me expliquen qué funciones realizan? ¿Por qué hemos pagado 88.183 euros en un solo año a una empresa publicitaria?

¿No hay dinero en el Consell? La máxima institución ibicenca adeuda 344.759 euros a las entidades sociales. ¿Y por qué se contratan empresas externas hasta para hacer notas de prensa y organizar actos que deberían organizar los de Prensa o los de Protocolo?

Y así con todo; esto son sólo pequeños ejemplos. Indicios de delito que se suman en prueba. Debería revisarse bien el capítulo sobre la malversación de caudales públicos del Código Penal…

Luego a sus contables el PP les paga 10.000 euros al mes (es lo que dicen que cobraba Bárcenas, alucina), y recordamos que los partidos están financiados también con el dinero de todos, ¿de verdad es demagogia decir que si las arcas públicas están vacías es porque nuestros políticos malversan, malgastan, nuestro dinero?

Para estas cosas nos suben los impuestos. Para pagar a los inútiles de cada casa y a los amigos que hace la política es por lo que el dueño de un pequeño bar en una pequeña ciudad tiene que pagar más de 3.000 euros de impuestos. Eso sí, luego la basura igual no se la retiran todos los días y al único policía local que ha visto en todo el mes es a un vecino que también desayuna en el local los días que tiene libres…

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio marino. Éste es un trabajo que realizo, principalmente, con la colaboración del fotógrafo Joan Costa, con quien, en abril de 2017, he publicado el libro '101 flores de Ibiza y Formentera'. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en opinión y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s