La Guardia Civil patrulla ses Salines

DSC02996CAT.- Una de las parejas de la Guardia Civil de Sant Antoni que a diario patrullan el amplio territorio que les corresponde ha sido destinada exclusivamente a la playa de ses Salines. Y, además, los agentes realizan este servicio de paisano.
La medida ha sido adoptada después de que, en la última junta local de seguridad, se solicitara la colaboración del Instituto Armado en la zona por la presencia de descuideros y las actividades de los vendedores ambulantes. Sin embargo, la venta ambulante está regulada por ordenanzas municipales y es competencia directa de la Policía Local, por lo que los guardias civiles trabajan en cooperación con agentes municipales.
Las órdenes del servicio de la patrulla indican que su puesto es ses Salines hasta las diez de la noche, aunque en la práctica pueden abandonar la zona cuando consideren que la escasa cantidad de usuarios que quedan en la playa hace en principio innecesaria su presencia. Hay que tener en cuenta que destinar una patrulla en exclusiva al lugar implica disponer de una patrulla menos para el resto del territorio, que incluye los municipios de Sant Antoni, Sant Josep y Sant Joan. De esta forma, en la mañana de ayer lunes, por ejemplo, y como será habitual a partir de ahora, había cinco patrullas del cuartel de ses Païsses disponibles; a la primera le correspondía Sant Antoni, a la segunda Sant Josep, a la tercera Sant Joan, la cuarta es la que se destina al traslado de detenidos y pasa prácticamente todo su tiempo en los juzgados y la quinta se destina ahora a ses Salines. Si no fuera así, esa patrulla estaría también disponible en Sant Antoni y supondría un apoyo posible para la patrulla de cualquier otra zona.
La medida ha sido aprobada justo después de que la empresa Ibifor, que explota los restaurantes y chiringuitos de ses Salines y es Cavallet, tomara la polémica decisión de contratar a “informadores” para controlar la presencia de vendedores ambulantes en la playa, problema que los responsables de esos establecimientos consideran muy grave; incluso aseguran que esos vendedores son traficantes de droga y portan armas (al menos blancas). Estos informadores visten uniformes muy similares a los de la Policía Local y parecen patrullar la playa, por lo que, ante la posibilidad de que pudieran estar ejerciendo funciones propias de los equipos policiales, los hechos fueron denunciados por EU en la comisaría (el Cuerpo Nacional de Policía tiene las competencias en materia de Seguridad Privada y un equipo especial dedicado a ello).

Publicado en Diario de Ibiza el 25 de junio de 2013

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En 2014 se publicó 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', un libro dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín. Y en 2016 se edita el libro 'Sa Penya blues. El crimen del minusválido', en el que el asesinato de un paralítico sirve de pretexto para adentrarse en el submundo de las drogas en el barrio de sa Penya.
Esta entrada fue publicada en reportajes y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s