El anormal drogado de fin de temporada

Un anormal drogado en moto ha arrollado a un guardia civil de tráfico en la carretera de Sant Antoni, en Ibiza. La pistola ha volado a un lado de la carretera, y el etilómetro ha quedado partido en dos… Mientras escribo esto, no estoy segura de las heridas del guardia, del que temían que, como poco, pudiera tener una pierna rota, pero sí sé que al idiota que circulaba jugándose la vida (y lo que es más importante, la de los demás) apenas le ha pasado nada…

El guardia estaba realizando un control en las salidas de algunos de los grandes clubs de la droga y la prostitución de la isla, que ahora están cerrando temporada (a Dios gracias), y el anormal de la moto, por supuesto, era carne de club; chusma de discoteca que solemos decir por Eivissa los que aún somos capaces de ver lo que estos antros han supuesto para una isla con posibilidades. Iba lanzado y sin casco, el agente le ha hecho señas para que se detuviese y, como iba tan colocado, no ha sido ni capaz de esquivar al guardia y, muy al contrario, se lo ha llevado por delante. ¿Tendría que preocuparme por la salud de ese imbécil motorizado que, de no arrollar al guardia y caer allí mismo podría haber atropellado a cualquier otro más adelante?  ¿O le damos las gracias al agente por haberlo parado (sea como sea)?

Ese imbécil drogado de fin de temporada puede representar lo que ha sido un verano más en la isla. Un verano peor, porque lo cierto es que la degradación de Ibiza ha dado unos cuantos pasos más hacia el abismo… Y el agente representa, también estupendamente, el papel de las Fuerzas de Seguridad del Estado, cuyos agentes, en esta isla, tienen más probabilidades de convertirse en víctimas de agresiones o de atropellos como el presente, además de tener que luchar a contracorriente, lo que hace que, al final, los mejores se larguen dejando Ibiza a su suerte o su desgracia…

Alguno me dirá que esto puede pasar en cualquier lugar de España, o del mundo… Sí claro, pero es más fácil que pase en el lugar en el que hay más anormales drogados por metro cuadrado. Y este fin de semana, el lugar ha sido, sin duda, la isla de Ibiza. Pobre Eivissa.

Por supuesto, este fin de semana han pasado otras cosas igualmente graves, peleas, robos, vandalismo vario, otros accidentes, además de agresiones sexuales. ¿De verdad tenemos que pagar este precio? Pues yo espero que la próxima víctima sea el hijo o la hija de uno de los políticos, del PP o del PSOE, que han permitido que las mafias que dominan las fiestas de discoteca se apoderen de la isla. Todo tiene un precio. Todo tiene que tener un precio.

Y porque los detalles importan y para que luego digan de la inflexibilidad de la Guardia Civil,  los agentes han perdonado la multa a un tipo al que habían parado justo antes del accidente y que había dado positivo en el test de alcoholemia. Se ve que el hombre se ha portado como un campeón y, aunque había bebido más de lo legalmente aceptable, ha sido capaz de reaccionar y prestar su ayuda ante el atropello, así que los compañeros del único herido que de verdad importa le han dicho que durmiera un rato, hasta que se le pasara, y han renunciado a meterle un multazo que podría haberle supuesto la retirada de unos cuantos puntos del carnet.

¿A alguien le parece mal? Yo sé bien que no es fácil ser guardia civil en una isla de hipócritas y de políticos corruptos….

(la foto es una de esas antiguas que de vez en cuando cuelgan en el foro de la Guardia Civil o, en facebook, algunos amigos con placa)

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio marino. Éste es un trabajo que realizo, principalmente, con la colaboración del fotógrafo Joan Costa, con quien, en abril de 2017, he publicado el libro '101 flores de Ibiza y Formentera'. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en opinión y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El anormal drogado de fin de temporada

  1. No veo diferencia entre el anormal drogado uno y el anormal drogado dos. Ambos estaban poniendo en peligro la vida de terceros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s