El crimen de Karina; las mentiras del acusado

Cristina Amanda Tur (CAT).- El acusado no ha confesado y todavía no hay resultados de las muestras de ADN presentadas por el Grupo de Homicidios de la Guardia Civil balear, que podrían contribuir a sostener el caso, pero la cantidad de datos falsos aportados por Francisco Ribas Ribas, en prisión por el asesinato de la venezolana Karina Rosales, ha sido suficiente para tejer la acusación que pesa sobre él y lo han conducido a prisión.

La Guardia Civil ha conseguido desmontar, “y de manera irrefutable”, el relato de los hechos de Francisco, policía local de Sant Josep y que iniciaba una relación con Karina cuando esta fue hallada muerta, golpeada y con cortes en el cuello, en una casa abandonada, el pasado 13 de mayo. Francisco, más conocido como Xiquet, aseguró haber visto por última vez a la mujer el viernes día 11 de mayo, a las seis de la tarde, cuando la dejó en el bar Azul, en la avenida Isidoro Macabich de Eivissa. Sin embargo, los investigadores han comprobado que ni Francisco ni Karina estuvieron en Vila; el coche de él no pasó por el túnel de Sant Rafel cuando él dice haberlo hecho, ya que no aparece en las grabaciones de las cámaras que allí hay instaladas, y los teléfonos móviles de los dos los sitúan en Sant Antoni esa misma tarde. Karina Rosales murió, según la investigación, a las seis y media de la tarde de su desaparición, y Francisco ha mentido ante el juez al explicar qué hizo durante el periodo de tiempo investigado, según sostiene la Guardia Civil.

Francisco “niega el crimen pero incurre en falsedades muy graves”, explica uno de los investigadores, que señala que se han recogido casi 200 muestras que ahora se hallan en los laboratorios a la espera de los correspondientes análisis. Algunas de esas muestras son de dos piedras recogidas en el lugar donde fue encontrado el cuerpo de Karina, en una casa abandonada en el campo, que se sospecha que podrían haber sido usadas para golpearla. No ha aparecido, sin embargo, el cuchillo con el que el asesino cortó el cuello a la víctima.

Y aunque ahora la Guardia Civil no tiene dudas de la culpabilidad de Francisco Ribas Ribas, lo cierto es que el principal sospechoso fue, en los inicios de la investigación, el que hasta exactamente el 25 de marzo había sido el novio de la mujer. Él la dejó, pero, al parecer, tuvo problemas para que ella dejara la casa en la que convivían y tuvo que intervenir la Policía. A raíz de esa disputa, los dos se cruzaron denuncias, pero los policías que intervinieron no vieron señal alguna de que pudiera tratarse de un caso de malos tratos. Ella fue obligada a abandonar la casa, aunque, curiosamente, siguió anunciando en la red social Facebook -en la que disponía de dos perfiles abiertos- que mantenía una relación sentimental con este hombre. “Ha sido muy investigado y se ha descartado por completo”, afirma la Guardia Civil.

Tras conocer los hechos del 25 de marzo y tomar declaración al ex novio, los agentes del Grupo de Homicidios -con base en Palma y que han contado en Eivissa con la colaboración de la Policía Judicial pitiusa- pronto sospecharon del nuevo hombre que había en la vida de Karina, aunque se considera que no tenían una relación consolidada y parece ser que ella, que llevaba tres años en España, pensaba regresar a Venezuela para quedarse allí porque no encontraba trabajo en la isla. A pesar de que no se estima que se trate de un caso de violencia de género, la mujer vivía en la misma casa que su presunto asesino, en Benimussa, y los agentes creen que el móvil del crimen pudo ser que Francisco pensaba que Karina se aprovechaba de él, algo que el propio acusado ha insinuado al hablar de ella y del tipo de relación que mantenían. Sus declaraciones, aseguran, suelen ser incoherentes y deslavazadas.

El policía local, ahora en prisión, ha llegado a decir a los agentes que “la justicia humana me culpará, pero la divina me exculpará”. Y parece ser que en su discurso son habituales las referencias religiosas; Francisco había querido ser monaguillo y pertenece a un grupo creado para transmitir el mensaje de Cristo a través de internet y, sobre todo, de redes sociales como Facebook. En la información de su perfil afirma: “Per a mi la seguretat de les persones es lo primer. El meu lema de vida”.

(Publicado en Diario de Ibiza el 9 de agosto de 2012)

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio marino. Éste es un trabajo que realizo, principalmente, con la colaboración del fotógrafo Joan Costa, con quien, en abril de 2017, he publicado el libro '101 flores de Ibiza y Formentera'. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en reportajes y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El crimen de Karina; las mentiras del acusado

  1. Pingback: El policía acusado del crimen de Karina, trasladado a una prisión militar | Territoriocat's Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s