Una década de la ilegalización del GHB

Cristina Amanda Tur (CAT).- Las importantes intervenciones de GHB, conocido erróneamente como éxtasis líquido, realizadas en diversos lugares de España y la constatación de la expansión de su consumo en zonas como Ibiza aceleraron el proceso de inclusión de esta sustancia en las listas de drogas ilegales. Así, el GHB (ácido gamma hidroxibutirato) es ilegal desde hace ahora una década. Además, hay que destacar que junto al GHB se ilegalizó la droga conocida como nexus (2CB).

Quienes traficaban con esta sustancia antes de la prohibición quedaban habitualmente libres porque la sustancia no estaba fiscalizada. En realidad, sus distribuidores ilegales podrían haber sido juzgados aplicando el artículo 359 del Código Penal, que establece penas de hasta tres años y medio de prisión para quien “sin hallarse debidamente autorizado elabore sustancias nocivas para la salud o productos químicos que pueden causar estragos, o los despache o suministre, o comercie con ellos”. Pero lo cierto es que, al no ser técnicamente una droga al nivel de la cocaína o el éxtasis, los traficantes ni siquiera llegaban a ser juzgados. Incluso se les devolvía la mercancía confiscada por la Policía, o sea, las botellas del líquido que en los veranos de finales de los 90 provocó múltiples casos de coma en zonas turísticas como Ibiza. Fue, por ejemplo, el caso del alijo intervenido en diciembre de 2000 en Barcelona, que se consideró el decomiso más importante hasta ese momento. El Cuerpo Nacional de Policía se incautó de 2.300 frascos de tres centilitros cada uno.

La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes de Naciones Unidas, responsable de la inclusión de nuevas drogas en las listas, propuso a mediados de junio de 2001 que el GHB fuera introducido en la Lista IV de sustancias psicotrópicas, la lista verde, para que la Policía pudiera intervenir contra con plenas garantías. Tras esta propuesta, se dio un plazo de seis meses por si algún país quería presentar alegaciones. Al cumplirse ese periodo en diciembre, automáticamente, el ácido gamma hidroxibutirato quedó incluido en las listas de drogas. El 20 de febrero de 2002, el Gobierno español incluyó formalmente la ilegalización en su ordenamiento, con su publicación, el día anterior, en el Boletín Oficial del Estado. Lo cierto es que ya antes de la ilegalización, los traficantes habían ideado una nueva fórmula para burlar a la Justicia. En el 2000, cuando el GHB ya era tan conocido como para prever su próxima ilegalización, se detectó en Ibiza el consumo de una droga similar, el 1,4 Butanediol, que es un precursor del GHB.

En Ibiza, la Policía y la Guardia Civil detectaron la presencia de GHB en el verano de 1996, pero sólo un año después, en octubre, agentes de la comisaría ibicenca hallaron un bote de GHB durante un cacheo y lo remitieron a los laboratorios de la Jefatura en Madrid. El pequeño bote de cristal en el que normalmente se comercializa esta sustancia, usada hace años como coadyuvante de la anestesia e incluso como alternativa a los esteroides para deportistas, se conoce como biberón y suele contener una dosis de 30 mililitros. Y se toma disuelta en agua, aunque a muchos les va el riesgo y prefieren combinarla con alcohol. A mediados de los 90, cuando se introdujo en España, la droga se vendía con un prospecto que imitaba los farmacéuticos y que ensalzaba los efectos de la sustancia, aunque nada decía de su composición.

Como anécdota, vale la pena comentar que en el verano de 2002 ya se encontró una web de internet a través de la que se vendía GHB por correspondencia. En la web, correspondiente a una empresa ubicada en Isla Mauricio, se ofrecía la posibilidad de recibir en el domicilio seis dosis por 35 dólares americanos o un kilo entero por 1025. Unos precios similares a los que se encuentran en una discoteca. En la página se afirmaba que la droga no tiene efectos secundarios e incluso que ayudaba a disminuir el colesterol. Como un anuncio de mantequilla… Ese año, precisamente, la Internacional Narcotics Control Board, organismo de Naciones Unidas, advertía en su informe anual de un preocupante aumento del uso de internet para comerciar con drogas. Aunque la verdad es que el GHB de Isla Mauricio también podría ser un timo… En el mismo sentido, el informe de 2003 de la JIFE alertaba de un alarmante aumento del tráfico de sustancias psicotrópicas a través de la Red.

Esta información puede encontrarse en el libro Operación Antidroga, reeditado en e-book por menos de 4 euros y del que puedes encontrar una reseña en el siguiente enlace.

https://territoriocat.wordpress.com/2012/02/23/operacion-antidroga/

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En 2014 se publicó 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', un libro dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín. Y en 2016 se edita el libro 'Sa Penya blues. El crimen del minusválido', en el que el asesinato de un paralítico sirve de pretexto para adentrarse en el submundo de las drogas en el barrio de sa Penya.
Esta entrada fue publicada en reportajes y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Una década de la ilegalización del GHB

  1. Raimundo dijo:

    muchas gracias por su pagina web
    he aprendido acerca de aspectos del GHB que desconocia, no los aspectos clinicos, de sintesis, consecuencia de su consumo que, menos frecuentemente de lo qu se podia esperar, me encuentra en la practca clinica diaria
    R. Seara
    Málaga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s