El arrepentido Oubiña

Cristina Amanda Tur (CAT).- Él, que siempre negó ser un traficante porque no consideraba el hachís una droga, es ahora un arrepentido que ha obtenido el tercer grado penitenciario con la obligación de prestar servicios sociales en el ámbito en el que su delito hizo más daño; es decir, se le obliga a tratar con drogodependientes.

Pero a Laureano Oubiña, que, con el paso de los años, fue de los pocos traficantes gallegos que siguieron prefiriendo el hachís a la cocaína para hacer negocio, no lo quieren las asociaciones gallegas de lucha contra el narcotráfico. No quieren trabajar con él.

Laureano Oubiña Piñeiro, ‘el Pajarito’, natural de Cambados, se hizo famoso por exportar a España hachís libanés, el más valorado, junto al afgano, por los que en los 80 sabían distinguir una simple ‘piedra’ de un producto ‘doble cero’.

Cuando su nombre llevaba un tiempo sin oírse demasiado en el país, la Operación Ocaso, en el 99, en la que se decomisaron 15 toneladas de hachís en el barco ‘Regina Maris’, vuelve a implicarle en el tráfico de drogas. Entonces, el gallego huye de España y comienza un interesante capítulo de su vida, el de fugitivo.

El 19 de febrero de 2000, la Policía alemana lo detiene en el puesto fronterizo de Lörrach por llevar pasaporte falso. Pasa 15 días en prisión sin que los alemanes sepan que tienen ahí a uno de los hombres más buscados de España y, tras pagar una multa, es puesto en libertad en la frontera suiza de Basilea. Es detenido de nuevo por portar papeles falsos, portugueses por más señas, y de nuevo queda libre y huye hacia Italia. Se aloja en un hotel de Milán y allí olvida una agenda que será muy útil a la Policía. Tras treces meses en paradero desconocido, Interpol localiza a Oubiña en Grecia gracias a la información de la Policía de ese país. El 30 de octubre, una docena de policías irrumpe en el hotel Pelagos, en la isla de Eubea, y se lleva a Oubiña.

La historia del señor del Pazo Baión (la finca que hoy es símbolo del dinero de la droga)comienza muchos años antes de la Operación Ocaso, y está plagada de detenciones… A los 17 años empezó con su tío en el contrabando de gasoil, pero no tardó en descubrir el estraperlo de tabaco. Y de ahí, al hachís. Fue uno de los implicados en la Operación Nécora, el primer macroproceso por tráfico de drogas, auspiciado por el arrepentido Ricardo Portabales, y espoleó algunos cambios en la Justicia; en el año 94, en una decisión judicial sin precedentes en lo relativo al blanqueo y que marcaría el camino adecuado, la Audiencia Nacional embargó preventivamente el Pazo Baión.

Ahora Oubiña, condenado tres veces por la Audiencia Nacional, también ha sido protagonista de una novedosa resolución judicial que podrá aplicarse, en el futuro, a otros traficantes. Y es que el juez de Vigilancia Penitenciaria, tras considerar el arrepentimiento de Oubiña y asegurar que ha manifestado su voluntad de reparar el daño causado, le obliga prestar servicios sociales a personas desfavorecidas o con problemas de drogodependencia, para poder obtener la libertad condicional.

Pero las asociaciones ni se fían ni se lo creen. La Fundación Galega contra o Narcotráfico (FGCN), de hecho, ha acogido la decisión judicial incluso con indignación, más allá de la sorpresa… No necesitan a Oubiña de ‘misionero’, dicen. Y lo cierto es que el traficante, si de verdad se arrepiente e independientemente de sus servicios sociales, debería demostrarlo aportando a la causa los millones ganados en el tráfico de drogas. Seguro que a las organizaciones que tratan día a día con el problema que provoca el tráfico les vendría mejor el dinero que cualquier otra cosa que Laureano Oubiña les pueda ofrecer.

Laureano Oubiña, por cierto y para aquellos a los que interese, tiene su propia web (fue el primer traficante en tener una para explicar sus asuntos), y en ella puedes conocer sus vicisitudes judiciales, sus respuestas a la prensa e incluso leer una carta en la que se solidariza con Garzón (no hay que olvidar que fue el juez que llevó la Operación Nécora)

http://www.laureanooubiña.es/index.htm

(Del libro ‘Operación Antidroga’, de próxima edición en e-book. En el próximo enlace, otro artículo extraído del libro)

https://territoriocat.wordpress.com/2011/11/06/hassassins/

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio marino. Éste es un trabajo que realizo, principalmente, con la colaboración del fotógrafo Joan Costa, con quien, en abril de 2017, he publicado el libro '101 flores de Ibiza y Formentera'. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en opinión y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s