Crímenes específicos

 Cristina Amanda Tur (CAT)-. Los sucesos de las Pitiusas acaban relacionándose de tal forma que suelen precisar un análisis conjunto. Y así, el asesinato del italiano Lorenzo Sarti no puede desvincularse del contexto de una criminalidad específica de las islas. Al igual que no podía hacerse con el caso del colombiano que apareció enterrado a medias en Sant Rafel en septiembre de 2010 (asesinado por engañar a un clan de traficantes de droga) o con el del hombre cuyo cadáver fue hallado cerca del retén de la Policía Local de Sant Antoni, en mayo de 2009, con más de 700 gramos de cocaína en el estómago. Y solo por citar sucesos recientes.

Más allá de los casos aislados, lo que más preocupa a los agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil es el tipo especial de crimen relacionado con la delincuencia organizada que se está registrando en los últimos años en Ibiza; no es lo mismo un crimen pasional que un ajuste de cuentas, y el segundo muestra mejor el nivel de degradación de una sociedad.

Cual Dalia Negra (Elizabeth Short) en la California de los 40, el cuerpo del italiano Lorenzo Sarti apareció en dos mitades y en el campo. En dos bolsas y en descomposición, las dos partes del hombre, que llevaba desaparecido desde el mes de septiembre, fueron halladas por unos excursionistas en el camino de sa Font des Verger. Era domingo, 27 de noviembre. Los asesinos habían envuelto el cuerpo poniéndole una bolsa de plástico por la cabeza y otra en los pies, y así lo trasladaron hasta el torrente. Probablemente, el agua de las lluvias arrastró los restos en descomposición hasta el camino y provocó que las dos bolsas se separaran. La autopsia posterior determinó que había sido apuñalado. Y por la espalda.

Nada más encontrarse el cadáver y a pesar de su estado irreconocible, la Policía (que había iniciado la investigación por la desaparición) y la Guardia Civil trabajaron ya con la hipótesis de que podía tratarse de Sarti, un italiano de 37 años afincado en la isla y con negocios de alquiler de casas y coches de lujo. Cuando desapareció, sus allegados sospecharon que podía haber sido secuestrado, y su coche apareció abandonado cerca del McDonald’s.

Y aunque la familia del fallecido, que lo reconoció primero por los restos de unos tatuajes, considera ahora que pudo ser víctima de un robo, para la Guardia Civil, un robo no explica las circunstancias de este crimen.

Para los investigadores, el caso tiene las particularidades de un ajuste de cuentas en el marco de una relación delictiva. En este sentido, los agentes destacan los antecedentes del ahora fallecido y sus relaciones con traficantes de droga detenidos este mismo año; Lorenzo Sarti mantenía conexiones con supuestos traficantes que fueron arrestados en el transcurso de la Operación Dragone, desarrollada en la isla en agosto y que tenía como objetivos a personas que se relacionaban con la Camorra.

Lorenzo Sarti, investigado también por las fiestas que organizaba y la posible venta de drogas en ellas, había sido víctima de una agresión meses antes y se ha intentado buscar una relación entre ese suceso y su posterior muerte. Desde el primer día, el principal temor de los investigadores es este: “Si es un ajuste de cuentas y han sido sicarios de la droga, lo tenemos muy difícil”. Pero no imposible, porque también fue un ajuste de cuentas el caso del colombiano cuyo cuerpo fue hallado en Benimussa en 2010 y, este año 2011, los agentes han conseguido cerrar el caso.

Dicen los criminólogos que cada sociedad tiene los crímenes que se merece. Y la droga, al final, lo explica todo. El turismo que se promueve en las islas, al final, lo explica todo.

UN CASO RESUELTO

Y aunque los ajustes de cuentas por temas de drogas no suelen ser casos fáciles de resolver, la Guardia Civil ha cerrado este año la investigación por el colombiano que apareció muerto (tras ser torturado) en Benimussa. Se llamaba José Julián del Río Cardona y, aunque no llevaba documentos, se sospechó enseguida su nacionalidad por el simple hecho de que, en lugar de llevar ropa interior de una franquicia cualquiera, portaba calzoncillos colombianos. Su muerte propició una operación antidroga con más de veinte detenidos. Uno de los supuestos autores del crimen es el hijo de ‘El Vaca’, José Roig, condenado en 1995 a 22 años por ser el inductor del asesinato de un taxista.

SARTI MAQUETADA

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio marino. Éste es un trabajo que realizo, principalmente, con la colaboración del fotógrafo Joan Costa, con quien, en abril de 2017, he publicado el libro '101 flores de Ibiza y Formentera'. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en reportajes y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s