El mafioso y el político

El arrepentido de la Mafia Gaspare Mutolo, Asparino, en su declaración ante la comisión parlamentaria antimafia, declaró que el capo Totó Riina, al parecer un tipo educadísimo que, entre otras cosas, ordenó los asesinatos de los jueces Falcone y Borsellino, fue el primero “que inventó el sistema de, antes de matar a alguien, invitarlo a la mesa, hacerlo comer tranquilamente, hacerlo divertirse; después de comer, se le estrangulaba, y ya no se volvía a hablar del tema. No se gritaba: ¡Tú has hecho esto! No. Se comía, se bromeaba y luego se le mataba. Ésta fue la novedad que trajo Salvatore Riina”. (Página 1.232 de la audiencia del colaborador de laJusticia Gaspare Mutolo ante el presidente Luciano Violante. Año 1992). Mutolo tal vez no conocía la fama del italoamericano Capone o circunscribía su comentario a la Mafia en los casi 26.000 kilómetros cuadrados de Sicilia e islas adyacentes. O quizás tenía en muy alta estima a Totò Riina, del que una vez dijo que le recordaba al Papa Juan XXIII.

Este es un fragmento del libro de próxima aparición ‘La canción del siciliano’ y hoy me sirve para introducir a Salvatore ‘Totó’ Riina. Lleva 17 años en una celda de aislamiento, tiene 80, y trece cadenas perpetuas que cumplir por 150 asesinatos. Y 40 de esos crímenes los cometió personalmente; el resto, los ordenó. Riina es el último de los jefes de la época sangrienta de la Mafia siciliana. Fue capomafia desde 1974 hasta 1993; ascendió tras la detención de Liggio y, al ser él mismo detenido (poco después de los asesinatos de los jueces), fue sustituido por Provenzano.

Salvatore Riina de Corleone representa, por fortuna, a una mafia ya acabada. Los corleoneses ya no pintan nada. Aunque la Mafia sigue existiendo, ya no es como la de entonces. De hecho, asesinatos como los de Falcone y Borsellino cambiaron las cosas; consiguieron que los sicilianos comenzaran a enfrentarse a la Mafia, en la medida de sus posibilidades.

Esta bestia ( y ‘la Bestia’ es su apodo) es Totó Riina y, sin embargo, el día que La Reppublica publicó un reportaje ilustrado con una fotografía suya y otra de un senador, el capo se indignó y le dijo al periodista que lo iba a denunciar por ponerlo al lado de un político…

Desde luego, es un ejemplo estupendo. Ya ni los mafiosos sicilianos quieren sus imágenes junto a la de los políticos ¿Que hay hoy más desprestigiado que la política? Es más, estoy convencida de que al leer el título de este artículo muchos han pensado “¿el mafioso y el político? ¿Cuántas veces son lo mismo?”…

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En 2014 se publicó 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', un libro dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín. Y en 2016 se edita el libro 'Sa Penya blues. El crimen del minusválido', en el que el asesinato de un paralítico sirve de pretexto para adentrarse en el submundo de las drogas en el barrio de sa Penya.
Esta entrada fue publicada en opinión y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s