Turismo de negocios

 Que miedo me dan políticos, hoteleros y demás empresarios de estas islas cuando hablan de turismo de calidad. Y es que me temo que para lo que ellos llaman así yo uso otros nombres y no son bonitos…

Estoy en uno de los puertos deportivos de Ibiza y, mientras espero a los muchachos de la Guardia Civil del Mar, me dedico a observar las embarcaciones que hay en los pantalanes. Pero a observar como observo yo las cosas, claro. Leo los nombres de los barcos, examino sus banderas… Vaya, me digo, el yate ‘A…’. ¿De qué me suena? Ah, sí, es el que aparece en una investigación por tráfico de drogas abierta en Málaga. Y ahí está el ‘T…’, el mismo en el que encontraron aquel arsenal de armas años ha. ¿Y ese velero, el M…? Claro, a ese le van detrás los del GRECO de la Costa del Sol. Tráfico de drogas también, creo recordar. Aquel de allá, el de nombre de ciudad turca, ese, es propiedad de un malnacido que se gana la vida con el proxenetismo y la cocaína… Y aquel, el de nombre imposible, pertenece a un tirano de esos que se dedican a sangrar a sus pueblos para luego poder comprarse un yate como ese y venir a Ibiza a que nuestros políticos y empresarios de discotecas le besen el culo.

Turismo de calidad. Sí.

¿A qué llaman turistas de calidad? ¿A los que se reúnen en las zonas vips de las discotecas, esas a las que se intenta impedir el paso sistemáticamente a las Fuerzas de Seguridad? Para algunos, el turismo de calidad lo promueven las discotecas o fórmulas mixtas entre hotel, prostíbulo y discoteca como lo que ha abierto este año en Platja d’en Bossa y se ha dedicado a contratar a matones, pero en sus zonas ‘vips’ (o como quieras llamarlas) lo que habitualmente se congrega, hablando claro, es la más nutrida representación de la delincuencia mundial. En el de Platja d’en Bossa, sin ir más lejos y según informaciones de la Policía, se han reunido este verano que, gracias a Dios, ha acabado, miembros de una banda de ladrones de Ibiza con representantes de grupos herederos de los Miami, ¿recordáis a los Miami? Es una red de matones de discoteca que inició su andadura en los 90 con palizas por encargo y que hoy se dedica a las drogas y a los robos en viviendas, preferentemente. Y, por ofrecer más datos, la banda de ladrones de la isla es la que fue implicada este verano en varios de los asaltos en urbanizaciones y cuyo supuesto cabecilla se encuentra ahora en busca y captura… ¿A las reuniones de negocios de los delincuentes en los reservados de las discotecas también lo tenemos que llamar turismo de calidad?

Claro que aquí hay que decir que en esos reservados para ‘very important people’ (tan importante que hasta la busca la policía) se mantienen reuniones que no tienen por que ser de conocimiento de sus gerentes, por supuesto, pero hay que ser imbécil para no darse cuenta de qué tipo de clientela tienes tomando ‘coca’ en tus mesas. Los reservados se abren a los grandes traficantes que tienen a sus ‘camellos’ de los últimos eslabones trabajando en las pistas. Y el hecho de que los agentes de la Policía Judicial suelan tener problemas para acceder hasta esos lugares a mí ya me parece bastante sospechoso… Uno que yo me sé tuvo que detener un día a un portero (no sé si a ese lo llamarían también ‘controlador de acceso’) porque le impedía hacer su trabajo de investigación, y, sinceramente, creo que tal demostración de cojones debería ser práctica habitual.

¿Turismo de calidad? ¿Qué significa turismo de calidad? Yo, a lo que en estas islas llaman así lo llamo delincuencia organizada.

Ah, y para los que luego interpretan lo que les da la gana. No quiero decir que en esos yates que amarran en nuestros muelles no haya también personas perfectamente honradas, dentro de los márgenes de la legalidad y con todo el derecho del mundo a tener pasta… Claro que los hay, alguno hay, pero también hay que decir que los más honestos no suelen reunirse en reservados de discotecas.

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio marino. Éste es un trabajo que realizo, principalmente, con la colaboración del fotógrafo Joan Costa, con quien, en abril de 2017, he publicado el libro '101 flores de Ibiza y Formentera'. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en opinión y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s