Corazón de narcotraficante V. ¿Dónde escondes la droga?

 En el año 1992, The Independent publicaba que una mujer había sido arrrestada por usar el cuerpo de un bebé muerto para transportar cocaína. Es uno de los casos más absolutamente repulsivos que tengo en mi recopilación de curiosos escondites para droga.

Las formas de ocultarla, por regla general, suponen uno de los detalles menos relevantes para la investigación, pero en ocasiones resultan, al menos, pormenores llamativos… sin necesidad de análisis alguno. Siempre me ha gustado escribir esos reportajes sobre el ingenio de algunos traficantes y las miles de maneras posibles de esconder todo tipo de sustancias estupefacientes y psicotrópicas, desde que redacté el primero con la ayuda de un jefe del GIFA de Ibiza (hoy el equipo ha pasado a ser EDOA) que me prestó para las fotos unos mecheros y latas con falsos fondos que podían comprarse en tiendas de Holanda…

Aquí está mi selección de casos, por orden cronológico:

-El 21 de marzo de 1988, un colombiano y un alemán fueron detenidos en Alicante con medio kilo de cocaína. Se hallaba oculta entre las dos capas de vinilo de 15 discos, la mayoría de folclore sudamericano. Cada uno escondía 30 gramos prensados. Era la primera vez que se detectaba este método, y la información transmitida a la Policía británica permitió, poco después, que se confiscaran, en Londres, otros 15 kilos camuflados en discos.

-El último día de marzo de 1988 se descubrió en Barcelona otra original forma. La cocaína es una sustancia soluble, y cristaliza en una especie de plástico, como metacrilato. Con el material así transformado, usando ácido clorhídrico, gasolina y acetona, los traficantes construían unas cajas en las que guardaban estatuillas de barro que exportaban a España desde Sudamérica. En casos así, los policías solían inspeccionar las figuras, pero no las urnas transparentes.

-En la Navidad de ese año, la Policía intervino, en el aeropuerto de Barajas, un portal de Belén elaborado por completo, desde San José hasta el burro, con tres kilos de cocaína prensada y procedente de Colombia. En un caso similar, la Policía conservó durante años, en sus dependencias de Barajas, un enorme jarrón fabricado con hachís.

-20 de marzo de 1991. Un argentino viajó de su país a Ibiza con una perra doberman. En la jaula se escondían cinco kilos de cocaína.

-Ese mismo año, en noviembre, el GIFA (Grupo de Investigación Fiscal y Antidrogas) de Ibiza detenía a tres colombianos y un español que usaban el sistema de los inocentes osos de peluche para introducir droga en las islas.

-El 3 de julio de 1993, un individuo era detenido en Vitoria en el momento en el que recogía una ensaimada enviada desde Ibiza con 40 pastillas de éxtasis como condimento.

-Cuatro meses antes, en el famoso poblado de Las Barranquillas, un matrimonio ocultaba tres kilos de heroína en una bombona de gas vacía en el patio de su chabola. Los repartidores se la cambiaron por otra…

-A alguien se le ocurrió fabricar una maleta casi entera de cocaína, pero la Policía de Barcelona, la descubrió. Era marzo de 1994.

-En agosto de 1996 se descubrió una elaborada forma; por carta certificada. Con una prensa hidráulica, una organización colombiana fabricaba folios de cocaína con un peso de unos 75 gramos cada uno. Las cartas eran enviadas desde Venezuela a apartados de correos de Barcelona. Un empresario recibió uno de los sobres por error.

-Una red desmantelada en noviembre de 1998 ocultaba cocaína en limones y limas fabricados de goma y exportados desde Venezuela por una sociedad instrumental de Madrid que se había creado para importar fruta sudamericana. Parecerá increíble, pero no son pocos los casos de traficantes que intentan ‘colar’ fruta falsa. Incluso ya se atribuye al mafioso siciliano ‘Lucky’ Luciano la invención de unas naranjas de cera inyectadas con heroína para trasladarlas desde Sicilia hasta Estados Unidos.

-En noviembre de 1999, dos españolas fueron arrestadas en Lima con diez kilos de cocaína en estado líquido que habían sido vertidos en bolsas selladas, colocadas dentro de botellas de vino.

-Agosto de 2000. Tres británicos fueron detenidos en la localidad ibicenca de Sant Antoni con 1.000 pastillas de éxtasis en una bolsa de patatas fritas con sabor a queso.

-Los botes de artículos como refrescos y geles pueden estar preparados para ocultar pequeñas cantidades de droga. Un caso singular fue el del traficante italiano, calvo por más señas, que ocultaba medio kilo de cocaína en una botella de champú. Detenido en Roma el 19 de febrero de 2001.

-El 7 de febrero de 2002 fue arrestado un grupo de supuestos aficionados al parapente que practicaba tal deporte tanto en España como en Sudamérica y que usaba los viajecitos para trasladar droga en los aparatos.

-En junio de 2002, la Policía de Barcelona desarticuló la banda del plástico. Un grupo liderado por un español que introdujo en el país un cargamento de cocaína pura impregnada en sacos de policloruro de polivinilo. El sistema era de lo más sofisticado que se había visto; precisaba de un costoso proceso químico para recuperar el clorhidrato de cocaína. El caso es similar al del laboratorio desmantelado en febrero de 1999 en Barcelona, en el que se extraía la droga de prendas impregnadas previamente en Colombia.

-El 10 de julio de 2002, el Norte de Castilla publica otro caso interesante. El conductor de una ambulancia usaba los traslados de enfermos o heridos desde Segovia a Madrid para recoger cocaína, éxtasis y hachís en la capital.

-Uno de los casos que más han llamado la atención en los últimos años es el del alijo de cocaína que llegó en el interior de un bloque de granito importado de Sudamérica. En Reus, Tarragona, 294 kilos en un bloque de 15 toneladas. A finales de mayo de 2003.

-Julio de 2003. Unos empresarios vizcaínos importaban palés de limones con la particularidad de que, en algunos de esos palés (en los que tenían el sello colocado al revés), se habían practicado agujeros e introducido en ellos tubos de los que se emplean en fontanería cargados de cocaína. Un cargamento de 38 kilos de droga que llegó al puerto de Santurtzi desde Guayaquil el día 28. El caso es casi idéntico al de otro cargamento interceptado en Vigo en 2007.

-Agosto 2003. La Guardia Civil detuvo en Barajas a un boliviano que escondía un kilo de cocaína en su pierna ortopédica. Y los casos similares a éste han sido muchos.

-La Policía de Perú intervino, en noviembre de 2004, un calamar gigante congelado en cuyo interior había 700 kilos de cocaína.

-La Policía desmanteló en Madrid, en octubre de 2007, tres laboratorios de cocaína de una red que la camuflaba en caramelos… cuando no la ocultaba en la tapicería de sofás.

-Diciembre de 2008. El Cuerpo Nacional de Policía desarticula una banda que ocultaba cocaína en zapatillas de deporte. Detenidos en Manises, Valencia. Una operación del GRECO de Ibiza.

-Julio 2011. En Roquetes de Mar, Almería. Detenidos los integrantes de una red que escondía cocaína, heroína y marihuana en latas de comida para perros (además de combinarlo con el sistema de los correos humanos).

Y aunque, ya lo he dicho, estos datos no requieren mayor análisis y la lista se puede ir ampliando, sí podemos concluir, al menos, que no hay escondite perfecto; al parecer, las fuerzas de seguridad son capaces de encontrarlos todos.

Los traficantes, por cierto, no han oído aquello de que si quieres esconder algo, lo mejor es dejarlo a la vista…

(Con datos del libro ‘Operación Antidroga’. Cristina Amanda Tur. CAT)

https://territoriocat.wordpress.com/2010/09/15/corazon-de-narcotraficante/

https://territoriocat.wordpress.com/2010/10/12/corazon-de-narcotraficante-ii/

https://territoriocat.wordpress.com/2010/11/01/corazon-de-narcotraficante-iii/

https://territoriocat.wordpress.com/2011/01/20/corazon-de-narcotraficante-iv/

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En 2014 se publicó 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', un libro dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín. Y en 2016 se edita el libro 'Sa Penya blues. El crimen del minusválido', en el que el asesinato de un paralítico sirve de pretexto para adentrarse en el submundo de las drogas en el barrio de sa Penya.
Esta entrada fue publicada en reportajes y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Corazón de narcotraficante V. ¿Dónde escondes la droga?

  1. En snopes hablan largo y tendido de la leyenda urbana del bebé muerto como transporte de droga

    snopes.com: Drugs Smuggled in Dead Baby

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s