El estrangulador que no pudo ser el número 1

  El caso más extremo de la vanidad y el ansia de protagonismo de un asesino es quizás el del ‘Estrangulador número 1’. Él mismo se bautizó así. Su verdadero nombre era Lucien Léger, un francés patético con una enfermiza necesidad de ser el centro de atención. Trabajó como administrador en una editorial de París y como enfermero en el psiquiátrico Villejuif, pero se dio cuenta de que ese no era el camino para lograr la fama, así que eligió la vía rápida para convertirse en portada y página tres de un periódico; el asesinato. Para ello, escogió al azar a su víctima, un niño pequeño llamado Luc Taron que encontró en la estación de Villiers. Su cadáver fue hallado en el bosque de Verrières el 27 de mayo de 1964.

Léger lo tenía todo planeado, no sólo el crimen sino también sus pasos posteriores para alcanzar la fama. No podía dejar que el tema perdiera actualidad. Mientras escribía un libro que titulaba ‘Diario de un asesino’ empezó a enviar cartas a comisarías, emisoras de radio y redacciones de periódicos dando detalles del crimen, anunciando próximos ataques y firmando como ‘el Estrangulador número 1’, porque quería pasar a la historia como el mejor en su especialidad.

Cuando el inmenso número de cartas hacía peligrar la paciencia de investigadores, periodistas y lectores –su público– Lucien Léger se entregó a la Policía y confesó. Era la segunda parte del plan para seguir siendo noticia de portada. Y aún había más; tras confesar con detalle, se retractó e inició una cadena de declaraciones contradictorias y sorprendentes que tenían como único fin que no decayera la atención sobre él.

Incluso tras ser condenado a perpetua siguió inventando historias absurdas y se dedicó a dar nombres de personas que, según él, eran asesinos. Entre ellos estaba el mismísimo comisario de Policía, Henri Molinaro. Al final, sin embargo, pocos recuerdan al ‘estrangulador número 1’… el de Boston es mucho más famoso.

En la imagen, Luc Taron, la víctima del criminal, con su madre, en la portada de una publicación de la época.

(Del libro ‘Siete mentes perversas’, Cristina Amanda Tur, que puedes encontrar revisado y actualizado en los e-books de Amazon)

http://www.amazon.es/Siete-mentes-perversas-ebook/dp/B006Q3YRDQ/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1327522641&sr=8-1

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio marino. Éste es un trabajo que realizo, principalmente, con la colaboración del fotógrafo Joan Costa, con quien, en abril de 2017, he publicado el libro '101 flores de Ibiza y Formentera'. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en Libros y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El estrangulador que no pudo ser el número 1

  1. Pingback: Siete mentes perversas | Territoriocat's Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s