Una droga llamada ola de marfil

La nueva droga con la que a los clubbers británicos les gusta perder la consciencia ha llegado con el estúpido nombre de ivory wave. O sea, ola de marfil… En realidad tiene muchos otros nombres y todos suenan igual de absurdos: cielo de vainilla, relámpago blanco… Hasta la he encontrado en una web de Texas como nieve del océano, nieve leopardo y seda azul. Parece que en inglés suena un poco menos ridículo, pero solo un poco menos.  

Es la droga que está sustituyendo a la mefedrona en las fiestas británicas, así que es probable que, al igual que pasó con la ‘mefe’, en verano llegue con los clubbers a las zonas turísticas que sufren sus invasiones, como es el caso de Baleares.

Y si la mefedrona se vendía en internet como fertilizante para cactus, el ivory wave se vende como sales de baño que incluyen en su bolsa indicaciones tan curiosas como éstas: “Comenzar añadiendo una cantidad muy pequeña en el baño para ver la tolerancia del cuerpo” y “una vez que te acostumbras al fuerte efecto de la onda de marfil en el baño, se puede utilizar más cantidad para alcanzar la completa relajación que desea”.

En foros españoles podemos encontrar ya a los típicos flipados que cuentan que la han probado, que mola un montón y que debes probarla al menos una vez en la vida. Lo que no suelen decir es que es tan adictiva que quizás una primera vez se convierta en una sucesión de veces, y que puedes acabar tirándote por un acantilado, como le pasó a un tipo de la isla de Wight, o en coma irreversible, como Sarah. El caso de Sarah es el que me ha parecido más curioso de todas esas muertes que ya se han relacionado con la ola de marfil. Era una mujer que estaba a punto de casarse cuando leyó en un foro de internet que el ivory wave era fantástico para adelgazar; ella quería entrar en su vestido de novia y probó. Ya no pudo dejarlo. Se casó con su hombre y con la droga y un día cayó en coma. Adelgazó y le costó la vida. Por cierto, con la heroína también adelgazas un montón…

Precisamente esa promoción de la droga como sustancia adelgazante es uno de sus principales amenazas, más allá de su uso recreativo. Hay quien la llama falsa cocaína por sus efectos, a los que se suman propiedades alucinógenas y unos bajones tremendos… En Estados Unidos se la ha relacionado con el desarrollo de tendencias suicidas.

Y si todo esto ya es interesante, ahora viene lo de su tratamiento legal. La mefedrona ha quedado algo atrás porque esta droga fue ilegalizada formalmente país tras país al comprobarse su peligrosidad, así que los que viven de envenenar personas tienen que ingeniárselas para sacar nuevas drogas modificando las sustancias ya existentes. Pero, ¿quién ha dicho que esas modificaciones no sean también ilegales? De hecho, la normativa permite considerar una sustancia ilegal por analogía, algo que los dealers suelen desconocer. .

El principio activo del ivory wave es metilendioxipirovalerona (MDPV), y es como si se hubiera creado en un laboratorio intentando imitar la cocaína. Y es cierto, no está en las listas de sustancias fiscalizadas, controladas, pero hay sustancias análogas en las listas de drogas, en la lista 1, así que su venta podría ser perseguida; la pirovalerona, origen de la alteración química, está controlada, de hecho se incluyó al mismo tiempo que el MDMA (éxtasis). Solo hace falta que, si policías o guardias civiles detienen e incautan, haya unos fiscales dispuestos a luchar por llevar adelante una acusación… No será tan fácil como si fuera cocaína, pero no es imposible.

Por cierto, ya el año pasado se encontraron muestras de una droga que se vendía como mefedrona pero que en realidad era MDPV, lo que permite suponer que los traficantes ya experimentaban nuevo producto y demuestra, una vez más, que los consumidores no suelen tener ni idea de qué diablos se meten en el cuerpo.

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En 2014 se publicó 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', un libro dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín. Y en 2016 se edita el libro 'Sa Penya blues. El crimen del minusválido', en el que el asesinato de un paralítico sirve de pretexto para adentrarse en el submundo de las drogas en el barrio de sa Penya.
Esta entrada fue publicada en opinión y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Una droga llamada ola de marfil

  1. petufa dijo:

    ¡¡¡¡Ostias!!!!
    He alucinado con lo que cuentas… ¿sales de baño adelgazantes???? ¡¡¡¡Madre mía!!!!
    A ver que nos depara el verano, porque ya se sabe que aquí todo llega, a no ser que ya esté, que se ulilizara la isla como laboratorio de pruebas… Añadida a mi lista de cosas que no hay que probar jamás de los jamases…

    Saludos

  2. Pingback: Liana de los muertos o brebaje asqueroso | Territoriocat's Blog

  3. Lara dijo:

    yo flipo también como la gente es capaz de ver los efectos secundarios de drogas como esta y tener las ganas de probarlo ¿con que fin? ¿perder tu vida? ¿morir en el intento? ¿volverte loco?
    Acaso no hay miles de cosas mejores que hacer e incluso drogas “legales o controladas” no tan arriesgadas de probar que jugarsela de esa manera.

    La ola zombie esta por llegar, y la ignorancia nos consume.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s