Una vela a Dios y otra al diablo

Si siempre lo digo. Me encanta el espíritu originalmente práctico con el que los italianos se enfrentan a su propia idiosincrasia. Son geniales. Y cuanto más al sur, mejor. En Palermo imparten cursos sobre la Mafia a los jóvenes seminaristas de la Diócesis… Y es que, claro está, no es lo mismo ser párroco en un pueblo de Sevilla, por ejemplo, que serlo en la ciudad de la Omertà y de Salvatore Lo Piccolo, donde las fechas claves se recuerdan por tiroteos o por crímenes y donde el árbol-símbolo lleno de mensajes a dos jueces asesinados (Falcone y Borsellino) puede ser tan turístico como el Teatro Massimo, en cuyas escaleras, por cierto, acribillan a la hija de Don Corleone en ‘El Padrino’. Fijo que a esos seminaristas les será más práctico conocer cómo funciona la Mafia, su influencia en el territorio y la posición que deben adoptar ante ella que la Teología Dogmática…

Además, hay que tener en cuenta que los mafiosos resultan ser tan sanguinarios como profundamente religiosos, y cristianos católicos hasta los tuétanos, que si algo tiene Sicilia es que en ella se avienen perfectamente la lupara y el crucifijo. Sin que a nadie le parezca una contradicción. Así que a los sacerdotes, quieran o no, les toca representar un papel importante en la historia.

En Sicilia, los curas interceden ante Dios por los negocios de la Mafia, porque la Iglesia bendice por igual a las víctimas y a sus asesinos… El fiscal de Palermo Roberto Scarpinato dijo hace un par de años, en una entrevista, que había llegado a la conclusión de que ambos rezan a un Dios distinto… y que hay sacerdotes con la Mafia y sacerdotes antimafia. A los últimos, su filiación les puede costar la vida, por cierto, y si no que se lo pregunten a la familia del padre Puglisi, asesinado en el 93 porque intentaba evitar que los muchachos de su barrio, Brancaccio (de lo peorcito), se adscribieran a alguna banda…

“Cada cual tiene su propio Dios”, decía Scarpinato. Y como en la contradictoria Sicilia no se perciben las contradicciones, todo se lleva de manera muy natural… Incluso la muerte a tiros y los cadáveres desaparecidos en ácido muriático. Se puede rezar a Santa Annunziata mientras se limpia el cañón de la escopeta con la que se acaba de proporcionar un terrenito en el cementerio a cualquier pentito

Sicilia tiene su gracia, después de todo.

Quizás todos tenemos muy claro cuál debería ser el posicionamiento de los sacerdotes ante el fenómeno mafioso, pero ¿les podemos pedir que sean héroes?… Aunque alguno ya sea algo similar, como el obispo de Piazza Armerina, Michele Pennisi, que rechazó llevar escolta tras ser amenazado por la Mafia al negarse a celebrar un funeral público para un jefe mafioso muerto por la Policía. “No se puede ser cristiano y mafioso”, dijo él, y aparecieron por la ciudad panfletos que lo sentenciaban a muerte. Y no era la primera vez, porque ya se la había jugado cuando destinó terrenos confiscados a la Mafia a comunidades de ex toxicómanos y asociaciones católicas. Y cuando animó a los empresarios obligados a pagar el pizzo, lo que aquí llamaríamos impuesto revolucionario, para que denunciaran a los delincuentes.

Pero no todos tienen los ‘santos’ que han demostrado Pennisi ni el fallecido Puglisi, y no tengo claro hasta qué punto podemos pedirles la vida, aunque a mí como a nadie me seduzcan los héroes y sea más exigente que la media… ¿Cómo le podemos pedir a ese cura de pueblo con media parroquia formada por familias de la Mafia que se levante para lanzar una arenga antimafia? Eso es casi un suicidio (y para la Iglesia católica el suicidio es pecado…).

Lo cierto es que los vínculos entre la Iglesia y la Mafia siempre han sido sospechosos, o algo más que sospechosos, más allá de lo que supone la convivencia día a día en cualquier pueblo siciliano o en la mismísima Palermo, así que, aunque no les podamos pedir un enfrentamiento directo y habrá que conformarse con que vayan capeando el temporal de la forma más sutil posible, sí podemos pedir a los ‘jefes’ de esos sacerdotes, a los más altos estamentos de la Curia, que defiendan a los suyos y se posicionen sin ambages contra el terror de la Mafia. No vale que se atreva Pennisi y no cierren filas con él en el Vaticano…Y pequeñas sicilias y pequeñas mafias las hay en todos sitios –incluso en aquellos lugares donde se detectan las contradicciones– y no vale, para ningún Gobierno ni institución, encender una vela a Dios y otra al diablo, ni destinar millonadas a la lucha contra la delincuencia y la droga mientras se apoyan los negocios ‘tapadera’ de los delincuentes. Al fin y al cabo, Sicilia no es peor, sólo algo diferente.

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio marino. Éste es un trabajo que realizo, principalmente, con la colaboración del fotógrafo Joan Costa, con quien, en abril de 2017, he publicado el libro '101 flores de Ibiza y Formentera'. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en opinión y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Una vela a Dios y otra al diablo

  1. Vicent dijo:

    Si, la verdad es que no todos tienen los “Santos” como el Pennisi, y ya es raro encontrarte alguien así.

    Muy bueno Cat.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s