Los muertos de la cocaína

Seguro que, si no consumes, conoces a algún memo que lo hace. Seguro que tienes a alguien cerca y seguro que alguna vez te ha dicho eso de ‘yo lo controlo’, ‘sólo los fines de semana’ o ‘ni que fuera un yonqui’. ¿A cuántos conoces?

Son cocainómanos, pero ellos creen que, como son todos muy listos, no llegarán a engancharse nunca… Ya lo están, en realidad, pero si se lo dices te dirán que tu relación con la Coca-Cola es mucho más insana, que vete a saber qué lleva…O alguna memez similar.

Si a alguno de ellos le preguntas si también consume heroína, o si la ha probado, probablemente te contestará algo así: “No, no. La heroína es muy chunga… Esa mata; lo sabemos todos”. Y claro, ¿cómo le explicas a alguien que no quiere darse por enterado que la cocaína también mata, aunque no nos encontremos a sus muertos tirados en un callejón con la aguja puesta?

Bueno, a veces sí nos los encontramos tirados en un callejón, pero nos dicen que han muerto por un infarto, los ciudadanos se sienten más seguros en su ignorancia y los ‘autistas de la coca’ no ven la relación… Se niegan a verla. El consumo de cocaína explica buena parte de los infartos cerebrales en menores de 45 años, y si te lo quieres creer te lo crees… y, en caso contrario, bueno, mi obligación es insistir hasta que no te quede más remedio que verlo.

Los muertos de la heroína podían, y aún pueden, contabilizarse con mucha facilidad, pero no contamos los muertos de la cocaína, porque la relación causa-efecto no es tan directa y porque hasta los familiares preferirán no enfrentarse a las causas últimas de su muerte. Yo conozco algunos casos de muertes atribuibles al consumo de cocaína y uno de los muertos, y ya me duele decirlo, era un guardia civil que no tenía ni 40 y otro era un delegado de una oficina de empleo… y también conozco a un político que se salvó de poco… Todos ellos lo tenían muy controlado. Controladísimo. Tanto que el político en cuestión, tras el susto, diría que ha seguido ‘colocándose’, sin aprovechar la segunda oportunidad que se le ha dado.

Y es probable que, en algún caso, no se tratara de grandes consumidores, tal vez fueran de esos que se han tomado un par de rayas algún sábado… pero quizás tenían una predisposición genética, eran más vulnerables que otros, y la cocaína ha actuado de desencadenante. ¿Te la quieres jugar? ¿Sabes lo que es un ictus?

La cocaína también mata. Y mucho. Y hay quien te dirá que cada cual tiene derecho a destrozarse la vida como le dé la real gana… Bueno, es posible que yo pensara igual hace unos años, pero ahora ya lo veo de otra manera. No, los adictos no tienen derecho a serlo, porque la cocaína nos cuesta a todos muchos millones, además del coste no cuantificable en disgustos a familiares y amigos… Este país, como muchos otros, se ve obligado a invertir millonadas en tratamiento a los idiotas que consumen cocaína, a lo que se suman los millones que nos gastamos en campañas de prevención que, encima, se revelan prácticamente inútiles. Este año, Sanidad ya ha anunciado que transferirá 18,5 millones de euros a las comunidades para planes autonómicos de lucha contra las drogas. Sólo es una cifra a la que hay que sumar los cientos de programas que se llevan a cabo en todos los municipios y el coste sanitario. El consumo no está penado por ley, pero eso no implica un derecho a ignorar la realidad para seguir consumiendo cocaína cuando todos, de una forma u otra, nos vemos obligados a asumir el coste.

La cocaína mata. No siempre, claro, pero, ¿por qué tú vas a ser especial?

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En 2014 se publicó 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', un libro dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín. Y en 2016 se edita el libro 'Sa Penya blues. El crimen del minusválido', en el que el asesinato de un paralítico sirve de pretexto para adentrarse en el submundo de las drogas en el barrio de sa Penya.
Esta entrada fue publicada en opinión y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Los muertos de la cocaína

  1. Vicente dijo:

    Que verdad tan grande, y casi diría como en el titulo del documental de all gore, para muchos es, una verdad incomoda.

  2. el tren dijo:

    No me gusta tocar todos los palos pero aun quiero romper una lanza en favor de toda esta gente necesitada de tratamiento , porque si verdaderamente esta gente son enfermos de esta sociedad corrupta , del poder , de la miseria , de las ansias de grandeza , lujos , enriquecimiento facil , abuso, trata de blancas y un largo etc que todos estos lobos vestidos de cordero urden sus garras en la sociedad para esclavizar a un ser humano indefenso ,por su juventud , su belleza , hasta que se ven abocados en un precipicio que no tiene final sino el fin mismo como persona rechazada por la sociedad , apuntada como si de una bestia extraña fuese , tratados de yonkis,tratantes, camellos y un largo etc colgados en su espalda como en los santos inocentes , no tienen reabilitacion siempre seran tratados por la sociedad como marginados desechados sin poder reabilitarse ante el mundo siempre tendran el san benito colgado en la espalda cuando en realidad es la vida misma que les ha llevado a ser un enfermo marginal unas veces vilipendiados por unos, ninguneados por otros , y escarnecidos por el resto de la sociedad como si bichos raros se trataran cuando el verdadero culpable de esta corrupcion sin limite , de enriquecimiento facil , pasan desapercibidos ante el mundo a mi el mundo y la gente me merece un respecto tratese de un enfermo , de un yonki ,. de un cocainomano y etc no se puede apuntar con el dedo a nadie , grande o pequeño cada uno con su justa medida solo entonces llegaras a la verdad misma de la miseria humana , de lo debiles que somos todos ante la tentaciones del mundo .
    Meterse a estas alturas a beneficios y maleficios de las drogas y a lo que ello conllevan , al psicoanalisis , al mono , a las comparaciones en farmacia , a beneficios y maleficios esta demas son simples enfermos que necesitan ayuda de la sociedad y por los tiempos que corren el Yuyu esta presente mas en nuestras vidas

  3. Laura Novensà dijo:

    Enhorabuena por el artículo, es brillante!!!
    Estoy 100% de acuerdo contigo!! la sociedad no debería asumir el coste de aquellos que eligen libremente destrozarse la vida!!

  4. carlos dijo:

    Lo peor de las drogas viene de su prohibicion, pero claro hay tanto listillo y enterado de “manual” y que de alguna manera viven de ella (prohibicion) que les da igual la desgracia y desdicha de los demas, mientras tengan un trabajo con un sueldo que muchos de ellos no se ganan.
    Los hipocritas de siempre…
    Ojala no les toque a ellos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s