No sin mi perro

Era cuestión de tiempo que la Justicia tuviera que pronunciarse sobre ello. Si una pareja se separa, ¿quién se queda con el perro? Pues bien, un juzgado de Badajoz ha establecido un régimen de custodia compartida para el animal con el que Catalina y Eduardo convivieron cuatro años, desde que lo encontraron abandonado en una calle de Mérida. El animal, cuyo nombre no figura en la sentencia, deberá pasar seis meses con Catalina y otros seis con Eduardo. Porque, se señala en el texto, “estamos ante un bien indudable y esencialmente indivisible”…y ninguno de los dos ex novios está dispuesto a pagar al otro por el bien en cuestión. El Código Civil incluye a los perros dentro de la categoría de ‘cosas’. Muy curioso el lenguaje de la norma en este aspecto, por cierto, porque en el artículo 465 se señala: “Los animales fieros sólo se poseen mientras se hallen en nuestro poder” –claro, como algunos hombres– “Los domesticados y amansados se asimilan a los mansos o domésticos, si conservan la costumbre de volver a casa del poseedor”. Vaya, como algunos hombres, también… Recomiendo a cuantos no lo hayan hecho nunca que lean todo el capítulo ‘De los efectos de la posesión’ del Capítulo III del Código Civil. Un ejercicio divertidísimo. De verdad. El caso es que el perro, el de Eduardo y Catalina, no tiene nombre… Sería más difícil cosificarlo si lo tuviera, supongo, porque, como decía Milán Kundera, el nombre confiere a los animales un alma…

Sé que el juez ha intentado hacer lo correcto, que incluso ha pensado en el perro como en un niño, un hijo, e incluso hace referencia en su fallo a leyendas de los indios norteamericanos y al dios Nagaicho (tampoco tiene desperdicio esta sentencia), y se ha molestado en buscar la palabra perro en Google para encontrar frases de cariño de los internautas hacia sus mascotas, pero, sinceramente, no estoy segura de que una custodia a seis meses pueda ser la solución al problema…

Estoy convencida de que no lo sería para mis dos bestias negras, porque, en lo que no ha pensado el juez es en las cuestiones de territorio, en el estrés que supone para un animal el cambio de ambiente y de compañías, porque hay animales que en seis meses olvidan para tener que acostumbrarse a una casa que, al haber olvidado, representa una novedad… Y no digamos ya si fuera un gato al que cada seis meses quisieran cambiar de hogar…

El juez ha tenido en cuenta las necesidades de Eduardo y Catalina, que quieren al perro (no quiero pensar que lo usan para seguir peleándose, como hacen tantos con sus hijos), pero ¿y el perro? ¿Eduardo y Catalina han pensado en que un perro, aunque pueda quererse más que a muchas personas, sigue teniendo necesidades de perro? Es, desde luego, lo admito, una decisión difícil, aunque quizás yo habría intentado el truco de la escenificación del Rey Salomón, para ver si descubría así quién merecía tener la compañía del cánido, para no tener que estresarlo cada medio año.

Pero yo, al menos, he aprendido algo; a mí van a tener que ponerme por escrito qué gatos, perros y hombres son míos, porque para ciertos cariños como para ciertos juguetes me quede en los seis años; el helicóptero de los Geyperman no se comparte.

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio marino. Éste es un trabajo que realizo, principalmente, con la colaboración del fotógrafo Joan Costa, con quien, en abril de 2017, he publicado el libro '101 flores de Ibiza y Formentera'. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en opinión y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s