El general Galindo y yo

Un día, un amigo mío de los de ‘ordeno y mando’ se presentó en mi casa con lo que él denomina la Biblia –no por ser sacrílego, sino por provocar–, que no es otra cosa que la biografía del general Enrique Rodríguez Galindo ‘Mi vida contra ETA’. Y, claro, yo, sumisa, me empapé de la lucha antiterrorista desde el punto de vista de tan controvertido personaje, sin que todavía tenga muy claro qué debo pensar de él pero con una versión bastardeada del síndrome de Estocolmo para el que ya no debe haber cura posible.

El caso es que el libro, independientemente de lo que se quiera creer del personaje, es interesantísimo porque aporta muchos datos y es difícil –imposible para mí– no sentir cierta admiración por un hombre que ha visto a tantos de los suyos morir asesinados y que se ha jugado la piel a diario por meter entre rejas a unos cafres que no hubieran dudado en pegarle un tiro en la cabeza a la menor ocasión. Los héroes me pueden, que le vamos a hacer.

Pero lo que me ha decidido a hablar del libro es el capítulo en el que cuenta la detención del histórico etarra Zabarte en 1984. Él y otros dos miembros del comando Donosti estaban escondidos en una casa de Hernani. De madrugada, la Guardia Civil entró a la fuerza y tras sacar de allí a los dueños de la casa y a su hijo de diez años, que estaban en el recibidor, se adentró hacia el interior de la vivienda. Desde el fondo, dispararon al primer agente que entró, que cayó herido y se arrastró hacia el salón para intentar ponerse a salvo de las ráfagas procedentes de una de las habitaciones. Y aquello se convirtió en un infierno, porque los tiros continuaron y, desde la entrada, la mujer comenzó a gritar reclamando a sus niños. Entonces fue cuando una de las puertas del pasillo se abrió y un niño y una niña aparecieron en el umbral cogidos de la mano, en medio de los disparos. A unos metros, el agente herido pedía auxilio. Todo horrible, vamos.

Pero dos guardias, sin avisar a nadie, saltaron hacia la puerta abierta y arramblaron con los críos mientras los etarras seguían disparando a todo lo que se movía. Los salvaron y yo hoy, que desconocía tal episodio, encuentro un motivo más para seguir creyendo en los héroes. Los dos etarras que dispararon murieron en el enfrentamiento y Zabarte fue hallado en un escondrijo tras un espejo. El guardia herido se salvo.

En un mundo ideal, ese niño o esa niña podrían haber entrado en la Guardia Civil o, al menos, haber felicitado a los agentes el día de su patrona… No sé, algún detalle, porque aunque aquellos guardias hacían su trabajo nadie les pedía que se jugaran la vida y lo hicieron. Pero como el mundo es así, 18 años más tarde, en 2002, ese niño que ya tenía 26 años y que se llama Imanol Miner, fue detenido como miembro del Comando Madrid. Se le imputaba la muerte de dos policías autonómicos, entre otras muestras de agradecimiento a las Fuerzas de Seguridad…

La biografía de Rodríguez Galindo es un libro lleno de muertos y de héroes. Y también de desagradecidos y de criminales. El mundo no se divide en buenos y malos, pero qué bonito sería que existiera John Wayne.

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio marino. Éste es un trabajo que realizo, principalmente, con la colaboración del fotógrafo Joan Costa, con quien, en abril de 2017, he publicado el libro '101 flores de Ibiza y Formentera'. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en opinión y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s