Los tipos con barba

Lo que más me sorprende de las sectas es el enorme parecido que tienen todos sus maestros, esos seres que dicen que nunca se mueren, que visten como para el atrezzo de cualquier templo hindú de cartón piedra y que lucen barbas de pelo cano y sonrisas condescendientes. Lo más sorprendente, de hecho, es que usen todas la misma parafernalia, el mismo discurso, similar puesta en escena, y sigan avanzando y proliferando como setas venenosas a lo largo y ancho del mundo…

Tengo que ser más tolerante, porque hasta no hace mucho consideraba algo idiotizados a quienes caían en las redes de una secta –ellas, todos ellas, prefieren llamarse nuevos movimientos religiosos– y hoy tengo que reconocer que los adeptos son sólo víctimas de la velocidad a la que gira el mundo, son aquellos que no saben o no quieren ir tan rápido como los demás. Quizás son sólo seres más vulnerables. Más perdidos, seguro…Tengo que entenderlo, aunque a mí no me ponga nada el buen rollito con el que se presentan en sociedad y mi único mantra sea el ‘no vine aquí para hacer amigos’…

Entiendo que a veces este mundo material de valores equivocados y tantas veces inhóspito merece respuestas alternativas, pero seguir a un tipo con barba, sinceramente, no me parece que sea una solución. Y tragarme sus DVDs de a 30 euros con sus rollos sobre las almas y los mundos espirituales, todavía menos… A mí es que, además, las barbas me gustan de tres días, no de tres lustros.

Una cosa es renegar de lo malo que tiene el mundo y querer cambiarlo y otra decidir seguir a un barbudo que dice que no se muere y que sólo está en la Tierra para enseñarnos a ser mejores. Puestos a realizarse, ¿no sería mejor irse a salvar ballenas con Greenpeace o largarse con los de Dignidad a abrir colegios en Mozambique?

Y claro que los autoproclamados maestros se mueren, ¿cómo no se van a morir?, pero un día se me ocurrió preguntar a una discípula del maestro del Sant Mat por la muerte del anterior gurú y ella arrugó la nariz y rectificó mis palabras: vino a la Tierra para enseñarnos el camino y luego se marchó. ¿Y ahora que le digo? Vale, se marchó… A fin de cuentas, Jesucristo hizo algo similar, aunque decimos que lo mataron, que suena peor que morirse.

“Si pruebas la felicidad del mundo espiritual, nadie podrá ponerte triste nunca más”, dice el gurú en uno de sus vídeos, dirigiéndose, como siempre, a los que están perdidos. Ya he visto cuatro vídeos y cada vez me convence menos el barbudo. Todo lo explica con misticismo, con espiritualidad y con metáforas, y a mí la sensibilidad me llega para tocar el cielo cuando contemplo un tigre de bengala y para llorar cuando se muere Godzilla, pero no para tragarme los cuentos chinos de cualquier barbudo que se ponga a hablarme de las transformaciones del alma… Y esto lo digo para que nadie tema por mí si me pongo a intentar entender a sectas y sectarios, porque lo cierto es que todo lo que suene a relajación me pone nerviosísima… Hasta el chill-out me saca de quicio. Para relajarme prefiero el kick boxing a la meditación, qué le vamos a hacer. Y para realizarme, mejor ser socio, voluntario o guerrero de cualquier causa por la que valga la pena luchar que no perder tres horas al día de mi tiempo sentada en el suelo con una panda de tarados que no saben encontrarse ni el alma.

Si quieres saber algo más sobre la secta Sant Mat y los antecedentes de sus maestros, puedes entrar en estos enlaces y encontrarás noticia y reportaje

secta sant mat 1

secta sant mat 2

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio marino. Éste es un trabajo que realizo, principalmente, con la colaboración del fotógrafo Joan Costa, con quien, en abril de 2017, he publicado el libro '101 flores de Ibiza y Formentera'. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en opinión y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los tipos con barba

  1. Pingback: Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

  2. Karla dijo:

    hola, yo soy iniciada del maestro, leí tu publicación y realmente me encanto. A pesar de entrar a algún movimiento ,porque me llame su método, no dejo de leer y mantener la mente abierta para seguir aprendiendo tantísimas cosas que hay. gracias a personas como tu que cuestionan lo que otros no es que podemos seguir creciendo. Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s