Igualados por los grilletes

Los casos de corrupción en España afectan a más de medio centenar de ayuntamientos. Políticos, funcionarios y empresarios con cargo de imputado ya suman prácticamente un millar y Balears ha contribuido sobradamente a estas cifras, que hasta el ex presidente Gabriel Cañellas ha sido rescatado del olvido de algunos para recibir una nueva imputación. Matas imputado. Munar imputada. Eso sí, nunca había visto recibir imputaciones con tal alegría, y tomarse la Justicia a cuchufleta tampoco es la imagen que un político debería dar… Y aún hay alguno que defiende que, en realidad, los casos de corrupción son anecdóticos; con todas las instituciones que hay a lo largo y ancho de este país, ¿qué es medio centenar? Nada. Visto así…

Lo que realmente es anecdótico es el debate abierto sobre la conveniencia o no de conducir esposados hasta los juzgados a los implicados en casos de corrupción. Hasta la Audiencia Nacional –como si no tuviera nada mejor que hacer– ha tenido que ponerse a investigar por qué los detenidos en el denominado caso Pretoria –algunos del PSC-PSOE y de CiU– fueron “exhibidos” esposados y con sus pertenencias en unas bolsas al ser trasladados a los juzgados. Dicen que se pueden haber lesionado sus derechos fundamentales…  ¿Por qué a los ‘camellos’, ladrones y demás se les lleva así desde que puedo recordar y nunca nadie se ha preocupado por ello? ¿A cuántos detenidos hemos fotografiado esposados en las puertas de los juzgados sin que nadie se planteara si tenían más o menos derechos por ello? ¿Es que a los tipos con traje y corbata les sientan peor las esposas que a los de vaqueros y camiseta de Los Ramones?

Además, cuestionando el tema de los grilletes llegamos a cuestionarnos el trabajo de policías y guardias civiles y aquí no se puede jugar a dos bandos; o confiamos en ellos o no lo hacemos. Y sus protocolos para los detenidos son los que son y lo son por algo, que no vale alegar que la Policía tiene manía a unos por ser del PSOE o a otros por ser del PP, porque seguro que tampoco les es muy simpático ese cabeza hueca detenido por tráfico de cocaína que ha intentado abrirse la crisma en el calabozo para poder denunciar malos tratos… Y claro que se lo llevarán esposado, ¿pero quién denunciará en los medios que los ‘polis’ lo han engrilletado porque le tenían manía? El modo en el que pasarán los detenidos de los calabozos a los juzgados o de los juzgados a la cárcel deben decidirlo los policías, porque es parte de su trabajo y si se confía en su buen juicio para decidir una detención, ¿por qué no hacerlo cuando se trata de poner los grilletes ahora o después? Alguno se equivocará, claro, pero un político no puede hacer como hizo el delegado del Gobierno en Balears, que dio instrucciones para que no engrilletaran a unos arrestados del caso Palma Arena y para que les dieran agua y ropa limpia… como si los agentes no dieran nunca agua a los arrestados. Pero se le dan tanto al político corrupto –presunto siempre, claro– como al pobre desgraciado pillado con una ‘papela’, que en los calabozos portar traje y corbata no te hace muy especial y no te libra ni de los mosquitos.

Que a los partidos políticos les preocupe tanto que los suyos salgan esposados en las fotos como los propios delitos que hayan podido cometer es lo que realmente debería ser objeto de debate. Al final, cuando hasta para morir hay clases, porque no es lo mismo morir de hambre en Etiopía que de un corte de digestión en tu ‘pisci’ de Marbella, sólo los grilletes nos igualan a todos… ¿Qué hay más democrático que unas esposas bien puestas para pasear de los calabozos a los juzgados?

 

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio marino. Éste es un trabajo que realizo, principalmente, con la colaboración del fotógrafo Joan Costa, con quien, en abril de 2017, he publicado el libro '101 flores de Ibiza y Formentera'. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en opinión y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s