‘Balconing’ y nitroglicerina

No se pueden crear las bases para que algo ocurra y luego sorprenderse por las consecuencias. No se puede propiciar un turismo de drogas y alcohol y luego escandalizarse porque su consumo conlleva consecuencias. Eso es lo que hacen políticos y hoteleros. ¿Y qué esperaban? Sorprenderse porque hay borrachos rompiendo escaparates por la noche en Sant Antoni o porque jóvenes teenagers drogados se caen o tiran por los balcones es de un papanatismo irresponsable.

Ahora, de pronto, como si se las vieran con algo nuevo y desconocido, han decidido que es muy grave que los turistas se nos estrellen contra el suelo. Claro que, aunque los medios de comunicación de Baleares llevamos años hablando de ello, tenía que sacarlo un medio nacional que cree haber descubierto petróleo para que el asunto existiera. Existe hoy porque el tema tiene morbo y ha gustado a medios extranjeros, así que ahora afecta a la imagen de las islas. La maldita imagen de las islas, que está por encima de cadáveres, de delitos, de la inseguridad ciudadana y de aquellos que quedan idiotizados por el consumo de drogas y pasan a ser problema de los psiquiatras (aunque lo pagamos todos).

Los hoteleros han descubierto que hay jóvenes turistas eufóricos que se tiran o caen por los balcones en hoteles de Sant Antoni, Platja d’en Bossa, Magaluf, s’Arenal… Enhorabuena, chavales. Ahora ya, cuando os enteréis de que vuestra política del todo vale y del ‘me bajo los pantalones ante los touroperadores para que me llenen el hotel, aunque sea de basura’ está destruyendo las grandes posibilidades que tienen estas islas, entonces ya podréis pedir subvenciones para vuestras campañas.

Porque llegará el momento que será con nuestro dinero que se paguen estupideces como la que se les ha ocurrido para intentar reducir la incidencia del ‘balconing’. La genial idea es la de editar un vídeo para que los turistas, recién llegados o antes de partir de sus países, vean las trágicas consecuencias de tirarse por los balcones. Fantástico. Imagínate que antes de salir de vacaciones te pasan un vídeo en el que te advierten de tal perogrullada como es que te puedes hacer pupa si te tiras por una terraza o saltas de balcón en balcón; yo cambio el billete y me largo a las islas griegas… Propongo que el vídeo acabe con una referencia que aconseje volver a verlo cuando uno vaya hasta arriba de ketamina, a ver qué pasa…

El problema, al parecer, es que estos hoteleros no saben nada, ni de lo que implica el consumo de alcohol ni de lo que conlleva el uso de drogas. Son como chimpancés manejando botes de nitroglicerina.

Quizás lo primero es educar a nuestros hoteleros, porque sus ambiciones y decisiones las sufrimos todos, y propongo editar vídeos con los que ellos –y también los políticos– aprendan algo sobre el tema. Propongo charlas de policías, guardias civiles, psiquiatras y expertos, que les cuenten a qué se enfrentan por culpa de su política de llenar a toda costa. Podrían participar también otras víctimas, padres de chicos que, educados en esta vorágine, se han convertido en drogadictos, han sido arrollados por un borracho o han sido violados por unos drogados…

También habría que enseñarles, como se enseña a los alcohólicos, a asumir errores y reconocer la adicción, porque lo más sorprendente de todo es cuando los empresarios turísticos sueltan eso de que no hay que demonizar las islas, porque esas cosas también pasan en otros destinos turísticos. Que es lo mismo que argumenta Pilot cuando le hablan de drogas, delincuencia y vandalismo en la localidad de la que es concejal de Gobernación… Sí, vale, ¿y qué? ¿Es esto lo que llaman echar balones fuera? Que no tengáis la exclusividad del problema no os exculpa, y tampoco os exime de la responsabilidad de solucionarlo. Pero, por favor, a ver si sois capaces de pensar algo que no sea tan absurdo como lo de los vídeos…

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio marino. Éste es un trabajo que realizo, principalmente, con la colaboración del fotógrafo Joan Costa, con quien, en abril de 2017, he publicado el libro '101 flores de Ibiza y Formentera'. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en opinión y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ‘Balconing’ y nitroglicerina

  1. Pingback: ‘Balconing’ y nitroglicerina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s